Este sábado la cámara alta del Senado estadounidense absolvió por segunda vez de un impeachment a Donald Trump, pese a los pedidos de los fiscales políticos del caso, quienes consideraban que el exmandatario republicano era responsable de alentara la turba de seguidores que asaltó el Congreso el seis de enero.

Según refiere BBC News, en el Senado estadounidense no se alcanzaron los votos suficientes para que el expresidente sea condenado por incitación a la insurrección. En cambio, los congresistas republicanos sí superaron los 34 votos necesarios para absolver a Trump.

Asimismo, 57 de los legisladores manifestaron que Trump era culpable, mientras 43 optaron por absolverlo. Eran necesarios 67 votos (dos tercios del Senado) para condenar al exmandatario.

Entre los senadores que votaron contra Trump, se encuentran 50 demócratas y siete republicanos.

«El resultado del impeachment ya se había hecho predecible en los últimos días, debido a que, por el requisito de los dos tercios de votos favorables, los demócratas necesitaban que al menos 17 republicanos se dieran vuelta y votaran contra Trump», indica Infobae.

Al final esta absolución resalta como la respuesta de los legisladores opositores, es un buen medidor del poder real que conserva Trump y de sus intenciones de perpetuarsecomo una figura central de la política estadounidense.