Luego de una reunión del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China, se transmitió la información de apoyar a las parejas chinas que deseen tener un tercer hijo.

La decisión tiene como base la necesidad de aumentar la natalidad en la potencia económica. Se espera que, a corto plazo, esta medida tenga los resultados esperados. Además, se ha mostrado una alta demanda de mano de obra en industrias que han basado su sus producciones en empleados jóvenes con bajos salarios.

El gobierno chino anunció además que habrán una serie de medidas de apoyo a aquellas parejas que decidan tener tres hijos. Aunque estás aún son desconocidas, los jóvenes aseguran que no serán suficiente para respaldar en todos los sentidos lo que implica tener 3 hijos.

Sin embargo, expertos aseguran que la población, sobre todo urbana, se resistirá a tener tanta descendencia pues la ley del único hijo, implantada años atrás, creó una cultura en la población que no pudo ser cambiada ni siquiera con el reajuste a dos hijos hace cinco años.

Esto también se ha hecho ver en diferentes encuestas en las más de 28 000 participantes aseguraron no querer un tercer hijo bajo ninguna consideración. La población se remite, sobre todo, a las dificultades económicas que esto significaría y a la complejidad para obtener trabajo luego del parto.