¡Y no escampa! Con un reporte de 825 casos positivos confirmados hasta el cierre de ayer, la nación muestra la cifra más alta diagnosticada en 24 horas, hoy cuando Cuba atraviesa la tercera oleada de contagios, como informó el doctor Francisco Durán García, Director Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, en la mañana de este 27 de enero.
Con muestras procesadas en todos los laboratorios capacitados para ello a lo largo del país, en el día de ayer, ascendió el record de casos confirmados de covid-19 en unan jornada. A pesar del número dado a conocer hoy, los pronósticos avizoran tendencias al alza en los próximos días. Asimismo, las más de 14 mil muestras evaluadas vislumbran un notable interés en descubrir mayor cantidad de personas infestadas así como una gran masa poblacional sospechosa.
Entre los pacientes más preocupantes están aquellos que constituyen factores de riesgo. En edades pediátricas fueron detectados como positivos 76 personas, con un acumulado de casos activos en este grupo etario de 518, y mayores de 60 años 160. Las afecciones en la salud de estos pacientes son notables, solo en el día de ayer se cuenta un infante en estado grave y cuatro adultos mayores fallecidos.
El especialista mencionó que, de los 1 383 positivos detectados en el mes de enero, han fallecido 58, con al menos un deceso diario en los transcurridos 26 días del mes. La letalidad aunque ha disminuido, de más de un 1% al 0.89%, es alta aún.
Por otra parte, Guantánamo, La Habana, Santiago de Cuba y Matanzas poseen las mayores tasas de incidencia hasta la fecha. Según las cifras al cierre de ayer, la capital cubana, con 332, y Santiago, con 192, son las más afectadas por el covid-19 en cantidad de casos y dispersión.
Aunque en la nueva normalidad, deben existir medidas más recias capaces de contener o, al menos, mitigar los elevados contagios en territorio nacional sino ¿de qué vale todo lo sacrificado hasta ahora? Las normativas impuestas hasta hoy, parecen poco efectivas, sobre todo aquellas que apelan al buen actuar de los ciudadanos. Entonces, cabe una pregunta: ¿tendrá remedio a estas alturas la actual situación sanitaria?