Covid-19, Cuba

Apuntes sobre la Covid-19 en Cuba

Cuba concluyó el día de ayer, 2 de febrero, con un total de 893 casos positivos a la Covid-19 y a nuestra lista de fallecidos -con un total de 220- se suman dos ciudadanos más, a sus familiares y amigos nuestras más sinceras condolencias. 

Ayer se procesaron 17 mil 076 muestras de todo el país; La Habana, Santiago de Cuba y Guantánamo fueron las provincias con mayor número de muestras procesadas. Asimismo, los tres territorios encabezaron la lista de casos positivos a la Covid-19 en la jornada anterior: La Habana (492), Guantánamo (138) y Santiago de Cuba (82).

Las etapas de las provincias del territorio nacional han variado de acuerdo a la situación epidemiológica actual. Sin embargo, en la conferencia de hoy, el Dr. Francisco Durán aclaró que deben ser más rigurosas las medidas de restricción teniendo en cuenta el comportamiento de la tasa de incidencia. 

El balance sigue siendo negativo, las altas -ayer 773-representan un número elevado de recuperados del coronavirus, pero no son mayores que los casos positivos diarios o el total de pacientes ingresados. En nuestros hospitales y algunos centros de aislamiento hay 12 mil 858 personas ingresadas y una suma de 5 mil 563 pacientes confirmados y activos con el virus. 

A su vez, Durán explicó que la cifra de pacientes en terapia (58) demuestra el peligro inminente del virus y su letalidad. De ellos, 33 se encuentran en estado crítico y 25 graves. 

Se siguen abriendo centros de aislamientos para contactos de casos positivos y, con ello, logra el estricto cumplimiento de las medidas de aislamiento social. Además, cada vez son más los laboratorios a nivel nacional que son sumados al análisis de muestras. 

Febrero no parece ser corto

Con apenas dos días de haberse iniciado el segundo mes del año Cuba ha perdido a cuatro personas por el coronavirus y ha aumentado las cifras de inoculaciones en 1 mil 937. «Febrero ya ha superado a otros meses en solo dos jornadas», comunicó el Dr. Durán. 

La Covid-19 no se irá ahora mismo, no es cuestión de días, ni de meses; es cuestión de disciplina por parte de la población y de cumplir con los establecidos en los protocolos, también es esfuerzo y sacrificio de los científicos cubanos que llevan casi un año creando esperanza. 

Cuando la vacuna llegue y sea más que un sueño, el cambio no vendrá de golpe. No podemos permitirnos lamentar más pérdidas humanas ni que las secuelas, de esta enfermedad, dañen a niños, jóvenes y adultos. 

Deja un comentario