lunes, septiembre 20, 2021

Autor: Mario Almeida

Inés María Castro: «se me quitaron todos los miedos»

Inés María Castro Machado se ha vuelto a parar frente una cámara con un ciclón de fondo. Su estampa resultó quizás de las primeras en mostrarnos in situ el rostro de la tormenta tropical Elsa, desde el sur de su granmense territorio, allá por Cabo Cruz.
Conozca su historia en Qva en Directo

Leandro, la pasión y la belleza

Cualquiera pensaría que la belleza ha venido, asustadiza y ronroneante como un gato, a cobijarse en el gesto de este hombre, bajo los árboles del parque de la Fraternidad.

Fábula «copera»

El poder es el poder y el señor presidente, macho a todas, hace lo que quiere, como quiere y cuando quiere, porque para eso es el presi… y va a salvar el fútbol, qué grande el presidente, va a salvar

El cuento que nos hace Keiko

la «brigada de respuesta rápida» de la ultraderecha continental no se ha quedado atrás, y unos cuantos, encabezados por nombres tan singulares como Álvaro Uribe, Mauricio Macri o Felipe Calderón, corren al rescate de la «vieja» Keiko

Una Dinamarca anestesiada ¿Qué pasó tras Christian Eriksen?

Eriksen cayó al suelo en el minuto 43, lo que implicaba prácticamente medio juego por desandar. ¿Qué se haría? ¿Suspensión total del partido? ¿Por minutos? ¿Horas? ¿Días?

Los de Potrerillo siguen en La Habana, Al habla con los muertos 

Los guajiros Miguelito (Ray Cruz) e Indira (Yaremis Pérez) volverán próximamente a nuestros televisores y, esta vez, como protagonistas

Los de abajo gruñen

No hay lugar más «ecuménico» en el mundo que la clínica veterinaria. Es algo así como las Naciones Unidas. Un lugar en el que, aunque todos quieran matarse a dientes, suele imperar la diplomacia.

El último pan y el próximo partido

Habrá entonces que revisar nuestras rabias, esas que al circo y al pan ponen al mismo nivel, y revisar si acaso no estarán mordidas por aquel bicho de lo infeliz impuesto

Martí sobre el pan

No sabemos cómo, pero va a ocurrir. Aparecerá el artista que lo talle y pula, como también la fuerza colectiva que requiere el trasladar piedras en contra de la gravedad, en un entorno en que, por demás, el cuerpo parece cargado de plomo.

Palestina es nuestra; que lo acepte quien lo acepte eso no importa

Viene una persona con un arma y te saca de tu casa. Si tú no vas con la misma arma a sacarlo de esa casa nunca lograrás hacer algo. No podemos decirle a la ocupación sionista que «por favor, salgan», no. Hay que resistir.