Bertha, una heroína anónima

Por Alejandra García

Bertha es uno de esos héroes anónimos sin capa. Allí, en su guarida del policlínico 19 de Abril de Nuevo Vedado, cumple con una agotadora jornada de 24 horas, pero siente alivio con su misión. La doctora Bertha no escatima en sonrisas, y con esa dulzura tan característica combate los reductos de la COVID-19 y atiende el llamado de los pacientes que claman por su auxilio.

Mientras espera por ser entrevistada, se coloca esa suerte de “traje de cosmonauta”. Nos comenta que es un poco agotador, porque el calor y el clima de Cuba no ayudan, y es mucha la vestimenta que deben usar como medio de protección para ellos y el paciente. Asimismo, deben cumplir con las medidas de desinfección del local, como limpiar con hipoclorito al 0.5 % toda aquella superficie con la que el paciente estuvo en contacto.

Los mayores de 60 años son uno de los sectores más golpeados por la Covid-19. Foto: Semanario 5 de Septiembre

Al preguntarle cómo es un día laboral en esa entidad, responde sin tapujos: “Una jornada aquí resulta extenuante, trabajamos 24 horas seguidas donde atendemos a todo aquel que llegue con síntomas respiratorios y fiebre. El grupo de trabajo está compuesto por una estomatóloga, una enfermera y el médico. La estomatóloga es la encargada de clasificar a los pacientes y saber si van por este lado del policlínico o por el otro. Se han diferenciado y aislado los dos grupos de consultas para evitar que el sujeto aquejado con infecciones respiratorias transite por la entrada principal, así se evita el contacto con más personas, trabajadores y personal del centro”.

A través de su máscara de protección se advierte su preocupación al explicar sobre casos que acuden al médico innecesariamente y se olvidan de la gravedad del momento con el tema de la pandemia. Asevera que el grupo etario de mayores de 60 años son los casos más recurrentes y con más complicaciones, sin embargo, en esta última etapa han resultado los jóvenes quienes mayor incidencia tienen en las estadísticas de la COVID-19.

Bertha advierte que en la última etapa han sido los jóvenes quienes mayor incidencia han reportado, por salir regularmente a la calle. Foto: IPS

“Son la población más sensible al salir a la calle de forma recurrente, al exponerse en grupos. Quizás se deba a la falta de experiencia, la falta de conciencia, de aceptación, o de no saber la pérdida de percepción del riesgo que ellos tienen al enfrentarse a esta enfermedad”.

No obstante, revela orgullosa a Qva en Directo cómo en la mayoría de las personas de esta zona existe un alto nivel de responsabilidad, tratan de exponerse lo menos posible a la calle y utilizan el nasobuco de manera adecuada.

Quienes tengan que salir de la provincia por asuntos personales o reservaciones turísticas deberán someterse a un test rápido para descartar la enfermedad. Foto: Radio Habana Cuba

Ante nuestras dudas sobre la disponibilidad de test rápidos en el policlínico, nos aclara que estos se les realizan a quienes van a viajar a otras provincias por problemas personales o tienen reservaciones. “A los sospechosos no se les realiza esta prueba, se pasan de inmediato para el local Aislamiento donde se les hace la remisión y se les envía para los hospitales o los Centros de Aislamiento. En esos lugares se les confirma la enfermedad o no con la prueba del PCR”.

En las dos fases, en la anterior y en la que estamos ahora, hemos tratado pacientes con cualquier problema de infección respiratoria aguda y febriles. Además, hemos tenido otros que luego de ser sospechosos al llegar al hospital se confirman como casos positivos de COVID.

Se emociona mientras nos confiesa que siempre es una experiencia; existen retos nuevos, pues esta es una enfermedad aún en estudio. Ello los obliga a perfeccionarse en la atención a los pacientes y su cuidado, así como a activar la vigilancia en los hogares de los contagiados a través de los médicos de familia, su seguimiento y el aislamiento de todos los contactos de estas personas.

Ante la interrogante sobre la Bertha bajo la bata blanca, nos cuenta que su esposo también es doctor, especialista de primer grado en Medicina General Integral del policlínico 1ro de Enero en Playa. “A veces estamos un poco distanciados y separados en la dinámica familiar debido a las posiciones ocupadas en la lucha contra la COVID. Hemos tenido que tomar distancia entre nosotros mismos y nuestros familiares, porque somos una población expuesta a riesgo”.

Casi al cierre de nuestro encuentro, y sin dejar de lado su dulzura, Bertha no quiere dejar de hacer su llamado a los residentes de La Habana: “Pedimos que cumplan con las medidas de aislamiento social, permanezcan en sus casas, salgan solamente lo necesario, usen nasobuco y eviten poner en peligro al resto de la población. Si todos cooperamos vamos a salir más rápido de esta pandemia, como lo ha hecho el resto del país, queda a las personas que viven en la capital poner un poquito más de su parte. Los doctores somos seres humanos, no máquinas, y necesitamos consideración”.

Se emociona y sus ojos adquieren un brillo peculiar cuando confiesa: “Los aplausos que nos regalan todos los días a las nueve de la noche resultan gratificantes, son el motor impulsor y la fuerza para seguir adelante”.

Un comentario en «Bertha, una heroína anónima»

  1. Todos los cubanos deberíamos respetar el trabajo de todo el personal, que como Bertha , están vinculados en esta gran lucha , nosotros somos los primeros responsables y debemos tomar todas la medidas que ayudan a evitar y propagar este virus , es una lucha de todos

Deja un comentario