En este punto, solo está claro una cosa: su binomio será una mujer. Y es que el propio Biden prometió a sus seguidores compartir fórmula presidencial con una vicepresidenta.

Según explica Reuters, la compañera de Biden, delantero en las encuestas para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, será la tercera candidata a la vicepresidencia en la historia de Estados Unidos, luego de Geraldine Ferraro en 1984 y de Sarah Palin en 2008, cuatro años después de que Hillary Clinton se convirtiera en la primera nominada a la presidencia.

Sin embargo, en estas elecciones el cargo de vicepresidente es un aspecto fundamental.

“Por su edad (78 años) es casi seguro que (Joe Biden) no se presentará a una eventual reelección, por lo que su vice quedaría en la mejor posición para ser la candidata del partido en 2024”, explica Infobae.

Una lista de tres

¿Quiénes serían entonces las candidatas con más opciones? Diversos medios de prensa detallan que la elección se ha reducido a un puñado de tres mujeres. Tras una serie de especulaciones, todo parece indicar que la elegida se encuentra entre Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts y conocida por sus ideas progresistas; Kamala Harris, de 55 años, padre jamaicano y madre india, primera mujer fiscal general de California; y Susan Rice, exasesora de Seguridad Nacional de Barack Obama.

A continuación les ofrecemos un breve resumen biográfico tomado de The New York Times sobre las candidatas; su relación con Biden; temas claves en su postura política; y pros y contras.

Sobre los vaticinios: es muy difícil pronosticar la postura de Biden en estos momentos. Cierto es que este puñado de mujeres pasó por el filtro del grupo asesor para la vicepresidencia de Joe. Ahora todo dependerá de su instinto. Nos toca esperar.

Elizabeth Warren

Foto: David J. Phillip/ AP

Biografía: Senadora de Massachusetts desde 2013; excandidata presidencial; exprofesora de la Escuela de Derecho de Harvard y experta en bancarrotas; arquitecta de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Warren, de 71 años, ha estado entre las contendientes más fuertes para ser la compañera de fórmula de Biden.

Temas clave: Ha criticado durante mucho tiempo la concentración de riqueza y el poder corporativo; propuso planes para dividir a las grandes empresas, gravar a los extremadamente ricos y utilizar los ingresos para financiar nuevos beneficios sociales; hace poco pidió que se investigue cómo el gobierno de Donald Trump ha distribuido el dinero para el estímulo económico y promovió una medida para quitar los nombres de los generales confederados de las bases militares.

Relación con Biden: Warren y Biden tienen una relación de respeto mutuo, enmarcada por diferencias ideológicas significativas. Cuando Biden era senador y Warren profesora de Harvard, se enfrentaron en una audiencia en el Senado sobre la regulación de la bancarrota. Pero cuando Biden estaba considerando una campaña para la presidencia en 2016, se reunió con Warren en privado y consideró la idea de pedir que se postulara con él.

Pros y contras: Warren traería credenciales progresistas y un mensaje económico contundente a la candidatura de Biden. Pero ella no representa diversidad racial o generacional, y su historial populista puede poner nerviosos a algunos moderados.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Ahora mismo estoy concentrada en esta crisis”.

Kamala Harris

Foto: Scott Olson/Getty Images

Fue una de las rivales demócratas de Biden en las primarias. En diciembre decidió renunciar a la carrera presidencial y luego declaró su apoyo a Biden. Según AFP, su nombre ha cobrado fuerza como posible acompañante de Joe desde que fotógrafos captaron su nombre en una libreta de notas la semana pasada.

Debajo de “Kamala Harris” podía leerse: “no guarda rencor”, “mucha ayuda en la campaña”, “gran respeto por ella”. Entonces -amplía la agencia de noticias- no se vieron, o no se dejaron ver, otras anotaciones sobre otras posibles candidatas.

Ojo al dato: varios medios coinciden en la existencia de presiones sobre Biden para elegir una vice negra como estrategia política. Aquí Harris estaría bien posicionada.

Biografía: Senadora de California desde 2017; excandidata presidencial; se desempeñó como fiscala de distrito en San Francisco y fiscala general de California.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Harris, de 55 años, ha sido vista durante mucho tiempo como una de las candidatas más probables para ser elegidas.

Temas clave: Propuso reducir impuestos para la clase media; recientemente abogó por la reforma policial; impulsó un proyecto de ley del Senado para hacer del linchamiento un delito federal; desempeñó un papel de alto perfil en las audiencias de confirmación del juez Brett M. Kavanaugh para la Corte Suprema.

Relación con Biden: Harris tuvo una relación amistosa con Biden antes de competir en las primarias de 2020, y conoció a su difunto hijo, Beau, cuando se desempeñaron como fiscales generales. Pero Harris también atacó a Biden más duramente que cualquier otro demócrata en la carrera de 2020, reprendiéndolo en el primer debate televisado por haber trabajado con senadores segregacionistas para oponerse a las políticas de transporte escolar en la década de 1970.

Pros y contras: Harris se encuentra entre las mujeres negras más conocidas en la política estadounidense, y atrae tanto a moderados como a liberales. Pero condujo una campaña presidencial inestable el año pasado y tuvo dificultades para responder a los cuestionamientos sobre sus propuestas reformistas en materia de política policial. La forma en que ella y sus asesores manejaron las primarias de 2020 dejó a algunos en la campaña de Biden con reservas importantes.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Sé que esa conversación se está llevando a cabo en la prensa y entre los expertos, y me siento honrada solo de ser considerada, si fuera el caso”.

Susan Rice

Foto: La Casa Blanca

Biografía: Asesora de seguridad nacional y embajadora ante las Naciones Unidas durante el mandato de Barack Obama.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Rice, de 55 años, ha estado entre las candidatas más avanzadas en el proceso de investigación de antecedentes.

Temas clave: Está identificada estrechamente con los avances de la política exterior del gobierno de Obama, incluido el acuerdo nuclear con Irán y el acuerdo climático de París.

Relación con Biden: Igual que Biden, Rice fue parte del gobierno de Obama durante ocho años, y su relación laboral se remonta a la década de 1990, cuando Rice era subsecretaria de Estado y Biden estaba en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Pros y contras: La experiencia internacional de Rice dejaría pocas dudas de que está lista para las partes más delicadas del trabajo. Pero nunca antes había sido candidata y la curva de aprendizaje de una campaña nacional puede ser abrupta.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Me siento honrada y reconocida de estar entre las mujeres extremadamente exitosas que, según los informes, están siendo consideradas en ese sentido”.