Los cajeros automáticos siguen siendo la odisea de muchos cubanos. Nancy Alfonso Rodríguez, la directora del Banco Popular de Ahorro (BPA) en Villa Clara, repasa las complejidades que enfrentan el sistema bancario y la población en materia de informatización, bancarización y empleo del comercio electrónico. Algo en lo que se ha avanzado de manera sostenida, pero no al nivel que se demanda.

«A partir de la implementación del ordenamiento monetario y del incremento del salario a los trabajadores, creció de manera significativa el nivel de efectivo que deben dispensar los cajeros automáticos. Para lo cual no toda la infraestructura estaba creada, aunque se asumió el reto de enfrentar la tarea de la manera más decorosa posible».

Nancy Alfonso

Recuerda que esos equipos ya tienen más de diez años de explotación y, por tanto, han comenzado a manifestar desperfectos cada vez más frecuentes, lo que obliga a cambiarles piezas que no siempre existen o a renovarlos, inversión que el país no ha podido realizar a causa de la pandemia y del recrudecimiento del bloqueo, ante lo cual la apuesta fundamental es el fomento del comercio electrónico.

Otra limitación es el escaso número de cajeros existentes en la provincia. En el caso del BPA, solo suman 21. Hay dos en Caibarién, dos en Remedios y 17 en Santa Clara. Mientras que el resto de los municipios en Villa Clara no disponen de ese servicio, lo cual genera disgustos e inconvenientes.

BANDEC y los cajeros

No muy diferente es la situación del Banco de Crédito y Comercio (Bandec). Según su directora, Emelina Báez Abrahantes, en el territorio villaclareño la entidad que dirige solo dispone de diez cajeros en tres municipios: Santa Clara, Remedios y Sagua la Grande.

Para tener una idea de la importancia de poder contar con los cajeros automáticos suficientes, y de que estos funcionen de manera adecuada, basta decir que el pasado año, por esa vía, Bandec realizó más de dos millones de operaciones. Casi 800 000 más que el año anterior, lo que demuestra el sostenido crecimiento de esa opción, refiere Emelina Báez.

Foto: Tomada de Granma.

Al respecto, añade que, en la etapa de bancarización de los servicios, se trata de que las personas tengan que acudir lo menos posible a los bancos. Que puedan realizar distintas operaciones desde su teléfono o a través de una tarjeta magnética. Una idea muy loable que requiere, a su vez, de un soporte tecnológico importante, el cual no siempre ha estado al alcance por razones conocidas. Aunque la voluntad de la dirección del país es continuar avanzando en ese terreno y que cada vez se opere menos con el dinero en efectivo.

Sobre el tema, Yanet Méndez Castillo, gestora de Comunicación y marketing en la Dirección de Bandec en Villa Clara, reconoce que no todo lo que conlleva la bancarización se ha podido completar. Pone como ejemplo la falta de pos (punto de venta, por su sigla en inglés) y de calidad en los establecimientos. Además de la limitada oferta de productos y servicios debido a la situación económica del país. Algo que deberá mejorar en el futuro por la vía del incremento de las ofertas y de incentivar el comercio electrónico.

Los obstáculos que no se terminan

Otra realidad evidente, según la directora del BPA, es que, aunque en los últimos meses se ha incrementado el número de prestaciones a través de Transfermóvil y Enzona, aún estamos en deuda con la educación de la población. Así como de algunos trabajadores que prestan servicios para facilitar esa forma de intercambio.

Como parte de las alternativas que implementa el sistema bancario para ampliar los puntos de acceso a los servicios financieros, a partir de la próxima semana se pone a disposición de los clientes villaclareños el servicio de caja extra. Se aprobó en fecha reciente mediante la Resolución 231/2021 del Banco Central de Cuba. Este permitirá la extracción de efectivo en establecimientos comerciales tales como tiendas, bodegas, farmacias, supermercados, oficinas de correo y telecomunicaciones. Donde sea que se realice la compra de bienes o el pago de servicios.

De acuerdo con la explicación brindada por la Gestora de Comunicación y Marketing de la Dirección de Bandec en este territorio, esa modalidad comenzó a modo de prueba a finales del pasado año en Camagüey y en Villa Clara. Se desarrolló en unidades pertenecientes al Ministerio del Comercio Interior. Ahora se irá extendiendo de manera paulatina al resto del país cuando las condiciones estén creadas.

Realidades

Entre las características del servicio de Caja Extra figuran:

  • Se presta en pesos cubanos a las personas naturales titulares de tarjetas de pago red.
  • El dinero en efectivo que se entrega a los clientes procede de los ingresos percibidos por sus ventas diarias.
  • Se realiza mediante los canales de pago establecidos, Transfermóvil o EnZona
  • El límite para extraer en cada operación no debe exceder los mil pesos

En estos momentos se adiestra a los trabajadores de las 26 unidades del comercio que iniciarán el servicio en la provincia, 11 en Santa Clara y el resto en otros municipios, expresa la comunicadora, quien destaca la sencillez del proceder mediante el escaneo del Código QR, ubicado en cada establecimiento.