La provincia Jilin en China, se mantiene en alerta por las fuertes lluvias este domingo 6 de agosto.

Las abundantes precipitaciones han dejado al menos seis muertos y decenas de ríos crecidos en esta provincia y otras regiones del oriente de China.

Según las autoridades de Jilin, hasta el momento hay otras cuatro personas desaparecidas y 18.916 evacuados.

La provincia lleva días bajo la influencia de las intensas precipitaciones, que llegaron a tener una media diaria de 111.7 milímetros, desde el pasado martes.

Según medios oficiales, las fuerzas de rescate restauraron ya 85 instalaciones de electricidad y 26 de telecomunicaciones.

Las fuertes lluvias relacionadas con el tifón Khanun causaron que el nivel del agua subiera en decenas de ríos de otras provincias.

Entre las más afectadas se encuentran Liaoning y Heilongjiang, superando su marca de advertencia.

El río Liaohe, uno de los más grandes del país, sobrepasó en 33 centímetros esa marca.

Así lo informó la sede provincial de control de inundaciones y alivio de la sequía.

La capacidad total de almacenamiento de 37 embalses en Liaoning experimentó un crecimiento de más de 3.66 millones de metros cúbicos.

La región norte Hebei-Tianjin-Beijing todavía se recupera de las lluvias e inundaciones que dejó el tifón Doksuri.

En esa zona fueron reportados más de 20 fallecidos y millones de evacuados, además de las considerables pérdidas materiales.

Por su parte, el Gobierno chino destinó varios paquetes de ayuda millonarios para apoyar en las labores de rescate.

También se centró mucho en la recuperación de carreteras, cultivos y otras infraestructuras afectadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *