El gobierno de China ha anunciado sanciones contra funcionarios del gobierno del expresidente Donald Trump, entre los que resalta el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el exconsejero de Seguridad Nacional, John Bolton.

El suceso coincide con la fecha de investidura del ejecutivo electo, Joe Biden, y de su vicepresidenta, Kamala Harris. Las palabras de la máxima dirección china han visto la luz mediante un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores del Gigante Asiático.

Este comunicado explica que las 28 personas sancionadas han violado gravemente la soberanía de China y que el gobierno está firmemente decidido a defender tanto su soberanía como su seguridad nacional e intereses de desarrollo.

De acuerdo con Russia Today, la medida prohíbe a estas personas y a sus familiares  el ingreso a la China continental, a Hong Kong y Macao. Asimismo, restringe la capacidad de negocio con el gigante asiático de cualquier entidad asociada a estos individuos.

Otras personalidades estadounidenses afectadas por la medida resultan Peter Navarro, Robert O’Brien, Matthew Pottinger, Stephen Bannon y David Stilwell. Estas personas, alega la cancillería, llevaron a cabo en los últimos años acciones delirantes para entrometerse en política interna. Además, hirieron al pueblo y minaron las relaciones entre ambas capitales.

Un informe de Prensa Latina da fe sobre la peligrosa saga de fricciones entre China y Estados Unidos que llevó a aseverar a más de un experto internacional que se trataba de una segunda Guerra Fría.

El gobierno de Donald Trump abrió el cerco de una guerra comercial, apoyó acciones separatistas en Taiwán e incluso acusó sin pruebas a la administración asiática de ser responsable del origen de la pandemia, ocultar información valiosa al respecto y sacar provecho comercial.