Por Alejandra García

Salido de una película de ciencia ficción, un reloj que no tome el tiempo del presente, sino del futuro, ¿lo imaginan? Pues nada de séptimo arte, el pasado 19 de septiembreapareció esta realidad, cuando el reloj climático, ubicado en Metronome, cerca de la calle Union Square de Manhattan, en Nueva York, comenzó la cuenta regresiva sobre el tiempo que le queda al planeta; una advertencia a la humanidad para actuar.

Según Milenio Digital, este Climate Clock (Reloj Climático) es parte de un proyecto artístico de Gan Golan y Andrew Boyd, quienes buscan hacer consciencia y evitar que los efectos del calentamiento global nos afecten de modo irreversible.

«En el sitio web oficial de la iniciativa, aparecen dos números: uno en rojo, bajo el nombre de Deadline (fecha límite), el cual es un temporizador que cuenta el tiempo que tomará, a las tasas actuales de emisiones contaminantes, quemar el “presupuesto de carbono”, es decir, la cantidad de CO2 que aún se puede liberar en la atmósfera mientras el calentamiento se limite a 1.5 grados centígrados por encima de niveles preindustriales», apunta el diario mexicano El Financiero.

«En tanto que el segundo número, en color verde y llamado Lifeline (Línea de vida), sigue el crecimiento porcentual de la energía mundial suministrada en la actualidad con fuentes renovables» agrega. 

Como indica la iniciativa, esta línea de vida debe llegar al 100 por ciento antes de la fecha límite. En la actualidad, la línea de vida mostrada en el sitio web está en 27.74 por ciento. 

«Es nuestra forma de gritar que el mundo literalmente cuenta con nosotros», enfatizó Gan Golan a The New York Times.

Dato curioso resulta que este proyecto también diseñó el reloj de muñeca portado por la activista climática Greta Thunberg, el cual tiene la misma función.

Asimismo, la iniciativa ofrece su reloj para ser instalado en diversas ciudades del mundo. Se hace un llamado a la recreación de este reloj en otros espacios, como salones de clases.

Sin dudas, Climate Clock ha captado la atención de los neoyorquinos, así como del espacio virtual. ¿Cuánto tiempo nos resta? ¿Este es el fin de la humanidad?