La necesidad de mantener la protección de los más grandes del hogar se hace inminente. Sin embargo, muchas veces se descuida. Las personas mayores que se encuentran en las calles, en lugares con aglomeraciones de personas, son cada vez más. Esto, contando con familiares más jóvenes que se pueden encargar de esas gestiones.

Además, algo similar ocurre con la población menor de 18 años, de la cual se reportaron más de mil 500 casos en los últimos siete días. Los pacientes en estas edades tienen el riesgo de tener secuelas producto de la enfermedad que los llevarían a convivir con estas toda su vida. Lo que ocurre es que los adultos son los responsables de los contagios de estas edades y muchas veces no tienen los cuidados necesarios.

En los últimos 15 días Mayabeque representó la provincia con la mayor tasa de incidencia, lo que la posiciona como la provincia con mayor positividad con respecto al número de habitantes. Mientras, Granma, que parecía controlar la cantidad de casos positivos, sufrió un nuevo despunte de casos en las jornadas anteriores más recientes.

Este panorama muestra una etapa en donde las altas aún son menos que los casos confirmados y la cantidad de fallecidos es aumenta en preocupación. Esta semana los fallecidos llegaron a 72, una cifra alta en correspondencia con los números presentados en meses anteriores.

Además, el Dr. Francisco Durán aseguró que esta cantidad de fallecidos no es consecuente con los esfuerzos que realizan los médicos, enfermeras y demás miembros del sistema de salud de Cuba. Indicó que la letalidad del virus se debe a la gran dispersión y al mal cumplimiento de las medidas. Problemas que parecen nunca solucionarse.

Así recibimos la noticia en la noche de ayer, y en vísperas del día de los padres: la efectividad en un 62% del candidato vacunal Soberana 02. Este porcentaje de eficacia, junto a otros parámetros medidos, la hacen apta para ser aceptada como vacuna por la Organización Mundial de la Salud. Podríamos considerar entonces, los nuevos resultados presentados, como más que oportunos para la pronta solución de las condiciones epidemiológicas.