Numerosos son los insultos, acusaciones sin fundamento, el odio de los que ha sido blanco el músico cubano Alexander Abreu, debido a la puesta en circulación, ayer martes, de un texto que vilipendiaba a la Revolución Cubana, el cual Abreu denunció en el perfil de Facebook de su orquesta Havana D´ Primera.

El embajador de la Isla en Washington, José Ramón Cabañas, condenó dichos ataques y declaró en su cuenta de la red social Twitter cómo desde lugares donde no se produce cultura, sino entretenimiento de bajo calibre, ahora se ataca a genuinos artistas de Cuba. «Los que antes destruían vidas con armas y explosivos, ahora utilizan las redes sociales para esparcir el odio y la división. Misma gente, nuevos métodos, añadió Cabañas, quien compartió una foto del popular artista».

De ese modo, el embajador del país en Estados Unidos se unió a las muchas voces que han expresado su apoyo a Abreu, quien comentó en Facebook, mediante el perfil de su agrupación Havana D’Primera, que ha recibido mil sms (servicio de mensajes corto) en su teléfono donde lo tildan gorila hasta las peores ofensas que existen, como si él fuera un criminal.

Asimismo, el Instituto Cubano de la Música (ICM) emitió un comunicado este miércoles en el que criticó los insultos contra el grandioso artista, de quien destacó que es un «genuino representante del sistema de enseñanza artística y defensor de nuestras tradiciones culturales más identitarias».

«Tanto esta reciente ofensa, como otras que han pretendido implicar a artistas e intelectuales residentes en el país en varias plataformas de Internet y en redes sociales, responden a campañas enemigas concebidas y pagadas desde los Estados Unidos», refirió el ICM.

Por su parte, el ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso, también mostró en Twitter su respaldo: «Abreu ha resultado víctima de una sucia campaña mediática de manipulación y de odio contra intelectuales y artistas cubanos».

Entanto diversos usuarios han manifestado su respaldo al reconocido cantautor. Internautas denunciaron el acoso a los músicos cubanos por cuestiones políticas, y la persecución con discursos de odio.

*ag