Cuba suma 914 pacientes con COVID-19

Al comunicar esta mañana el doctor Francisco Durán García, Director Nacional de Epidemiología, sobre el estado de la COVID-19 en Cuba adjetivó la información con “no buena”, mas, aseguró “lo vamos a resolver”. ¿A qué se refería? A los 914 nuevos contagiados con el SARS-Cov-2 reportados al cierre del 2 de marzo, para un acumulado de 52 501 pacientes positivos a la enfermedad desde el mismo mes del año anterior.
El total de casos activos que hasta las doce de la noche del día de ayer son atendidos por el Sistema Nacional de Salud, 4 486, habla del devenir epidemiológico de la pandemia en Cuba y del riesgo de la enfermedad. Aún con todos los esfuerzos que desde los protocolos sanitarios son ejecutados, los fallecidos suman 333, una cifra elevada y con posibilidades de aumento, pues bajo cuidados intensivos existen 65 pacientes: 43 graves y 22 críticos.
Aunque ya por estas fechas decir que el coronavirus es peligroso parece un camino trillado demasiadas veces, las estadísticas respaldan cada advertencia y medida tomada por las autoridades sanitarias. Solo en la jornada de ayer 496 casos fueron de pacientes asintomático, lo cual delata que es casi imposible saber, a simple vista, quien posee el virus. La enfermedad es “extremadamente trasmisible”, advirtió el doctor Durán.
Enfocado en la distribución de las personas infestadas con el coronavirus, el especialista puso énfasis en la complejidad de varias provincias del país así como también exaltó el trabajo de quienes han logrado el control de la pandemia en el territorio nacional. En la mañana de hoy fueron notificadas dos provincias con números de tres cifras: La Habana (392) y Pinar del Río (156), solo unas muestras de la dispersión del SARS-Cov-2.
Además, ante la duda de los televidentes, Durán detalló que quienes por el momento han sido sometidos a la vacunación anticovid no son parte del grupo población al cual se les ha aplicado el Nasalferón pero no descarta que, en el futuro, las personas ya tratadas con las dos gotas nasales también reciban la inyección.
Sobre el medicamento aplicado desde ayer en la capital, Nasalferón, el epidemiólogo explicó el porqué de su distribución: La Habana es el único territorio en el cual no es posible aislar a sospechosos y contactos de casos positivos, por lo cual este tratamiento es una medida preventiva ante la peligrosa situación.
Asimismo, Durán García aseguró que las vacunas cubanas hasta el momento se preparan para no permitir la transmisión de la enfermedad. Los exámenes y resultados al respecto aún están bajo proceso de evaluación.
Además, en la jornada de hoy, la matutina conferencia de prensa hizo un llamado a los padres con niños de 3 años o menos y de 9 años o menos para acudir, en esta semana de recuperación, a las instancias médicas en aras de vacunar a los niños y las niñas en este rango de edad.

Deja un comentario