La filtración proviene de documentos clasificados de un informe realizado en mil 966 por un grupo de expertos de Rand Corporation, redactado por M. H. Halperin para la oficina del entonces subsecretario de Defensa de Estados Unidos

Cuando el Partido Comunista de China llegó al poder en mil 949 tras una sangrienta guerra civil, el gobierno del líder nacionalista Chiang Kai-shek se retiró a la isla de Taiwán. Considerada por Pekín como parte de su territorio, la ínsula se convirtió en las décadas posteriores en escenario de choques intermitentes los cuales llegaron a su punto de máxima tensión en mil 958.

Ese año, ataques de artillería de Pekín contra islas menores del archipiélago taiwanés acrecentaron los temores de una inminente invasión comunista, por lo cual Washington no tardó en respaldar de modo militar a su aliado Chiang Kai-shek.

Como indica el documento clasificado, filtrado por el exanalista del Pentágono Daniel Ellsberg, el plan estadounidense incluyó la elaboración de planes de ataques nucleares contra la China continental.

Funcionarios del Departamento de Estado y de Defensa de EE. UU les preocupaba que la pérdida de las islas periféricas en 1958 pudiera conducir a una toma de posesión de Taiwán por parte de los comunistas chinos

El documento revela como el mando militar estadounidense asumió el riesgo de que la Unión Soviética interviniera en la defensa a su entonces aliado Pekín, lo cual habría desencadenado un conflicto atómico.

Asimismo, Ellsberg, de 90 años, es conocido por realizar en mil 971 una importante filtración de documentos clasificados sobre la guerra de Vietnam, conocida como los Papeles del Pentágono.

Según refirió el exanalista, en aquel entonces también realizó copias del estudio secreto sobre la crisis del estrecho de Taiwán no revelados hasta ahora, en medio de las nuevas tensiones entre el gobierno del tío Sam y la nación asiática en torno a Taiwán.