Tomado de Poeta de Cuba

El ciervo encantado: una alegoría a la libertad

Una crítica a la situación cubana en los primeros años de la Seudorepública, a hacer un llamado a la importancia de la unidad en pos de un propósito y a honrar los incontables intentos de los cubanos por alcanzar su plena libertad, deviene el cuento El ciervo encantado de Esteban Borrero , quien se vale de la alegoría para trazar su atrevida historia.

Entrelíneas de la historia


La isla imaginaria de Nauta se torna el lugar donde habita una tribu deseosa de cazar el “ciervo encantado” (representación de la independencia tan ansiada por los cubanos) que gran resistencia causaba y se les escapaba constantemente de las manos. Rendidos y sin fuerzas para continuar la caza, los pobladores de Nauta deciden pedir auxilio a la Metrópoli, pero esta les da la espalda porque se encontraba enfrascada en sus propios problemas.
De cierta forma ello alude al hecho de como España solo le importaba las riquezas de la Isla, explotarla en pos de su beneficio, resultó una nación egoísta que en nada contribuyó a la causa independentista.


Luego de la negativa de la Metrópoli, los habitantes de Nauta dirigieron sus súplicas hacia la poderosa nación vecina, la cual ya poseía su ciervo desde tiempos pasados. Esta nación si recurre al llamado, presta sus novedosos instrumentos de caza y, el triunfo, no se hace esperar. Pero, eh aquí, donde aparecen las verdaderas intenciones de los poderosos vecinos de la isla de Nauta y, mientras estos últimos debatían cómo cocinar y dividir las raciones del ciervo, aquella astuta nación decidió quedarse con el trofeo de la caza y los anhelos de los “seudohombres” nauteanos.

Tomado de cubanosfamosos.com
Esteban Borrero, profesor, médico y poeta camagüeyano

No deviene engorroso comprender a qué hechos se encaminan estos pasajes; Esteban Borrero, valiéndose de nuevo de la alegoría, refleja las intenciones de los Estados Unidos cuando decidieron apoyar la gesta de los cubanos y como luego se apoderaron de su tierra con la intervención y destruyeron los sueños de tantos patriotas, quienes luchaban por alcanzar la definitiva libertad.


Acertado o no, El ciervo encantado, quizás no sea uno de esos cuentos que trascienden por su genialidad, pero en tiempos de la Seudorepública vale escribir una historia así. Palmas para Esteban Borrero, quien con su trama hizo pensar en los problemas de unidad, los sinsabores, logros efímeros, los cuales, marcaban hasta el momento, la gesta independentista de los cubanos.

Deja un comentario