El color del amor, un acercamiento desde el cine

El azul es el color más cálido es una película francesa del año 2013, dirigida por Abdellatif Kechiche. La cinta, basada en la novela homónima de Julie Maroh, aborda la historia de amor entre la joven estudiante Adèle, interpretada por Adèle Exarchopoulos y la chica de pelo azul. El papel de Emma fue encarnado por Léa Seydoux.

Como indica el nombre del filme, la calidez es una de las características protagónicas. La historia se sublima con el modo narrativo que presenta Kechiche. Se percibe una cinemática apegada a la realidad, la naturalidad y la dulzura propia del amor juvenil.

El filme desató millones de vistas por parte de los fanáticos del séptimo arte.

De igual forma, la dramaturgia que guía la película es el crecimiento espiritual y personal de Adèle. La madurez con la cual comienza a afrontar los problemas de la vida adulta se convierte en el núcleo argumentativo. El color azul nos llega como un simbolismo ameno que anuncia frescura y profundidad.

Los personajes se erigen representando lo palpable. Permite al espectador desarrollar una cercanía, lejos de los perfeccionismos a los que nos tiene acostumbrado el cine. Desde las lágrimas, las peleas y las explícitas escenas de sexo (que tan cuestionadas han sido por la crítica) la cinta va complementado su visualidad seductora.

La película fue muy bien acogida por la crítica y hace unos años se proyectó en el cine Yara de la capital.

En casi tres horas, se habla de pasión y dolor, búsquedas y desencuentros, altos y bajos, más allá de orientaciones sexuales. Es un espejo de la vida misma, una línea de diálogo establecida mediante la gran pantalla. Sería una propuesta interesante para cualquier fin de semana en la programación cubana, pues se imponen los materiales que normalicen todas las posibles clases de amor. Un validación de este sentimiento sin discriminar a sus integrantes es necesaria.

Para ver un avance de la película, acceda al siguiente enlace:

Deja un comentario