Con 170 votos a su favor, Cuba fue electa miembro del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas en votación secreta, directa e individual de los miembros de la Asamblea General.

Según detalla el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, la mayor de las Antillas fue elegida para integrar el Consejo, “órgano compuesto por 47 Estados miembros, responsables de la promoción y protección de todos los derechos humanos en el mundo”.

Amplía el comunicado que para Cuba es esta la quinta ocasión en que ocupa un escaño en este órgano, entre los 8 reservados al Grupo de Estados de la América Latina y el Caribe.

Tras ser fundadora del Consejo en 2006, Cuba tuvo un escaño en dos períodos consecutivos hasta diciembre de 2012, y años después ocupó nuevamente un puesto entre el 2014 y el 2019.

En ese contexto, señala Granma, presentó resoluciones sobre el derecho a la alimentación, los derechos culturales y la diversidad cultural, y los efectos de la deuda externa en el disfrute de los derechos humanos, en particular los derechos económicos, sociales y culturales, entre otros.

Con esta victoria, sentencia una nota de la misión de Cuba ante Naciones Unidas, la mayor de las Antillas ratifica su compromiso con un orden internacional basado en la inclusión, justicia social, dignidad humana, comprensión mutua y promoción y respeto de la diversidad cultural.