Las afirmaciones de Benyaich se producen luego de que en las últimas 24 horas más de seis mil inmigrantes irregulares, la gran mayoría ciudadanos marroquís, traspasasen la frontera entre Marruecos y la ciudad autónoma española de Ceuta. Las autoridades alahuís retiraron la vigilancia policial de su lado de la frontera y se han producido ingresos en territorio español de hasta 500 personas cada hora.

Como es sabido, la crisis diplomática entre Marruecos y España inició hace tres semanas, cuando se hizo público que el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, de 72 años, llevaba una semana ingresado en un hospital español para ser tratado de cáncer y coronavirus.

Embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, advierte a la nación ibérica por prestar atención humanitaria al líder del Frente Polisari

Esta acogida humanitaria no fue comunicada por la nación ibérica y el territorio africano mostró su descontento. Ahora, las palabras de la embajadora hacen presumir como la apertura de la frontera podría tratarse de una represalia.

Marruecos mantiene un conflicto latente desde hace décadas con el Frente Polisario, especie de Gobierno en el exilio de la República Árabe Saharaui Democrática, la cual reivindica la independencia del Sáhara Occidental, territorio anexionado por Marruecos de manera ilegal, según la ONU, cuando consiguió la independencia de España en mil 975.

De hecho, el alto el fuego mantenido por ambas partes desde mil 991 se corrompió el pasado noviembre, cuando iniciaron de nuevo las hostilidades.