Emprendimiento y racialidad una nueva modalidad de negocio.

Emprendimiento podría parecer un concepto nuevo en Cuba, pero desde el último lustro de los años 90 comenzaron a aparecer los primeros negocios privados asociados a los servicios para el turismo reconocidos por la ley. De su inicio hasta hoy muchos han sido los altibajos que han sorteado, pero es indiscutible su papel en la economía de la Cuba contemporánea.

Lo Llevamos Rizo es el proyecto más abarcador en defensa de la identidad afro.

Más allá de moda, este tipo de negocio, significa una oportunidad de desarrollo y adaptación a la nueva realidad imperante. Y es por ello que se ha convertido en el medio que han escogido varios proyectos para hacer visible su trabajo y comercializar productos enfocados en un sector específico de la sociedad.

Qué Negra, es quizás la línea de productos artesanales para el cabello afro más popular y reconocida en Cuba.

Tomando como ejemplo proyectos que defienden cuestiones de racialidad estigmatizados durante siglos, hoy a través del diseño, la moda, y la organización de eventos han tomado auge posicionándose entre lo que puede considerarse tendencia gracias al trabajo promocional en redes sociales y plataformas digitales. Beyond Roots, Qué Negra, Barbers Streets Cuban Hip Hop C4, Lo llevamos rizo, así como otros son solo ejemplos de la defensa de la identidad de los afrodescendientes desde un punto de vista inclusivo y cultural que promueve el acercamiento a una parte importante de nuestras raíces primigenias.

Beyond Roots es la es la primera tienda de estilo afro en Cuba, nacida de una experiencia promocionada en Airbnb.

Más que moda identidad, como defiende Beyond Roots la cultura afro se ha convertido en estandarte de un movimiento que a través de las artes y la creación reivindica una cultura común a casi todos los puntos de la geografía mundial pues de África venimos.

No son solo ejemplos aislados

Ser negro en Cuba a pesar de 63 años de Revolución y todo un proceso de concientización de la igualdad, aún puede ser complejo pues a nivel mundial existe el estigma sobre la inferioridad de esta parte importante de la sociedad. Otros ejemplos de proyectos socioculturales como el Callejón de Hamel desde hace más de 30 años han servido de bandera para la visualización de tradiciones y la idiosincrasia afro en l Isla.

N.E.G.R.O, es el resultado de las pasiones de un negro cubano Roberto L. Ninho, quien en su arte suma estilismo y hip hop.


Música, pintura, danza, religión, cocina y costumbres de nuestro pueblo están permeadas de la presencia de un tatarabuelo o bisabuelo aborigen, negro, chino o árabe, minorías o quizás no tanto que dejaron huella en nuestro país y que hoy reviven a través de negocios que llevan a lo más chic del emprendimiento reminiscencias de culturas que antaño más que tabú eran vergüenza. Hoy llevar una bandana con motivo afro de Agua Marzo, primer emprendimiento cubano dedicado a personalizar accesorios para el cabello es casi un signo de exclusividad y buen gusto en el vestir.

La moda de los accesorios étnicos ha rescatado para el mundo las culturas ancestrales de nuestros pueblos originarios.


Aretes de Ankera, bolsos de cuero crudo con motivos étnicos o rústicos de Zulu, sandalias o telas con coloridos motivos y diseños inspirados en la cultura masái o con patrones geométricos que recuerdan a las realizadas por los pueblos del África subsahariana se insertan entre los desfiles de alta costura y como es lógico se han insertado en la escena cubana. Entonces ¿vale la pena volver la vista a las raíces y redescubrir nuestro componente afro?

Deja un comentario