Tras azotar durante las últimas 72 horas a Cuba y la isla La Española, Laura se dirige este miércoles hacia Estados Unidos (EE.UU).

Laura, que avanza con vientos sotenidos de 185 kilómetros por hora, podría originar “una marejada ciclónica, vientos extremos e inundaciones” a lo largo de la costa noroeste del Golfo de México, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, según Rusia Today.

Asimismo, los meteorólogos calculan que el agua podría penetrar hasta 30 millas (unos 48 kilómetros) tierra adentro desde la línea costera.

“La Oficina de Control de Inundaciones del condado Harris no descartan entre 50,8 y 101,6 milímetros de lluvia en caso de que la trayectoria de Laura no cambie, puede avanzar más hacia el oeste y podrían aumentar las precipitaciones”, publicó el portal web Cubadebate esta tarde.

Por su parte, el presidente de EE.UU, Donald Trump, advirtió en su cuenta de Twitter según RT.

“Se trata de un huracán muy peligroso y se intensifica rápidamente”. “Mi administración permanece completamente comprometida con los coordinadores de emergencias estatales y locales para seguir preparando y ayudando a las personas de Texas, Luisiana y Arkansas. Escuche los oficiales locales. ¡Estamos con ustedes!”.

La plataforma Infobae refirió que Texas ordenó la evacuación obligatoria de más de 400.000 residentes en los condados de Jefferson, Orange y Jasper en la ciudad isleña de Galveston.

“La industria energética de EE.UU comenzó a prepararse para Laura reduciendo la producción de crudo a un mínimo que se aproxima al nivel del huracán Katrina de 2005 y deteniendo la refinación de petróleo en la costa de Texas y Luisina”, según publicó hace unas horas este medio.

No obstante, el gobernador de Luisiana, Jhn Edwards, expresó en una conferencia el lunes por la tarde, que “este tiene el potencial de ser el huracán más fuerte que ha golpeado desde el huracán Rita”.

Por ahora, “se espera que Laura toque tierra temprano en la mañana del jueves cerca de la frontera entre Texas y Luisiana, posiblemente como un huracán devastador de categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson”, dijo el meteorólogo Chris Kerr del proveedor de datos agrícolas, energéticos y meteorológicos DTN, según Infobae.

Cuestión de humanidad: apoyo de Cuba

Ante el evento meteorológico Laura que ha tomado fuerza tras su paso por Cuba, el arribo a territorio estadounidense como se prevé será arrollador.

A esto le sumamos la situación sanitaria que hay en ese país. Estados Unidos sigue siendo el epicentro del coronavirus. Por lo tanto, con la llegada de un huracán el escenario de la pandemia puede empeorarse.

Rogelio Sierra, viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba ratificó el 14 de julio en su cuenta de Twitter el apoyo a otras regiones y países como el propio Estados Unidos para combatir la COVID-19.

Sierra enfatizó en el aporte solidario y humano de los miles de profesionales de la salud cubanos que ofrecen servicios en más de 60 naciones.

El mismo contingente Henry Reeve, especializado en situaciones de desastres y además en el tratamiento de esta pandemia seguramente está dispuesto a dar el paso al frente. Recordemos que hay muchos cubanos viviendo en el vecino del norte.