Señala la información que la noticia se produce en momentos en que funcionarios de salud han expresado su preocupación de que la COVID-19 complique la temporada de gripe de otoño.

La primera economía a nivel mundial, paradójicamente, posee el más alto registro de casos confirmados y muertes por el nuevo coronavirus. Los estados de la Florida, Texas y Louisiana lideran la lista interna de positivos, a los que se suman Hawai, Dakota del Sur e Illinois.

Hasta el momento, Estados Unidos acumula al menos 5.4 millones de casos confirmados del nuevo coronavirus. Sin embargo, varios especialistas consideran que el registro presenta un recuento subestimado ya que el país aún no ha aumentado las pruebas a los niveles recomendados.

“El Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud prevé un aumento de los casos de COVID-19 en los próximos meses, lo que resultará en alrededor de 300 mil muertes totales para diciembre y un aumento de casi el 75% de las hospitalizaciones”, advirtió Reuters.

Varios son los funcionarios y autoridades de la salud que continúan preocupados por la situación que vive Estados Unidos, entre ellos, Robert Redfield, Director de los Centros para el Control de Enfermedades, quien señala que la peor recaída está próxima a sufrirse, si la población no sigue las pautas sanitarias.

Se afirma que en todo el mundo hay al menos 21,5 millones de casos de coronavirus y más de 765.000 muertes confirmadas. El tan “poderoso” país norteño continúa siendo el epicentro de la pandemia, y la cuarta parte de los contagios y muertes, le pertenece.