Eugenio George y Regla Torres, dos de las figuras del siglo XX

Por Jorge Luis Coll Untoria

Hace 19 años, un 21 de septiembre de 2001, en Berlín, las cámaras del mundo deportivo captaron el momento. Dos cubanos eran elegidos por la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) como los mejores del siglo XX. 

Regla Torres resultó la mejor jugadora, mientras que su mentor, Eugenio George, se llevó el galardón como el más destacado entrenador de selecciones femeninas en una noche que hubiera sido perfecta de no ser porque el reconocimiento a la escuadra de la centuria recayó sobre el equipo nipón, campeón olímpico en Tokio-1964, y no fue a parar al palmarés de las Morenas del Caribe, sin dudas el mejor conjunto del siglo pasado.

En este último aspecto coinciden la mayoría de las opiniones de aficionados y prensa especializada, pero la discordia principal la trajo el veredicto de la FIVB en el premio que fue merecido por la capitalina Regla Torres.

El fundador

Una aparente tranquilidad lo caracterizaba en los partidos, inmutable, capaz de dar una indicación con una mirada penetrante o poner los más duros castigos acompañados por fuertes palabras. 

A la vez, amable, sincero, educado e inteligente, admirado por aquellas muchachas a quienes podía gritar, castigar o hacerles repetir el ejercicio hasta que saliera bien. Algo había en Eugenio George y es que algo tenía que tener para que en su mente se forjaran las bases de lo que fue un hito deportivo de la historia del deporte mundial.

Llegó al banquillo de la selección femenina en 1968 y de ahí en adelante no hubo título que se le escapara. Campeón en Juegos Olímpicos, Campeonatos Mundiales, Copas del Mundo, Grand Prix, Norcecas, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos; el estratega dotó al equipo cubano de una manera única de jugar voleibol, conjugando lo mejor de las escuelas de Asia y Europa y adaptándolo a la inigualable capacidad de salto y potencia de las mujeres nacidas en la mayor isla de las Antillas.

Eugenio trascendió lo deportivo para convertirse en padre de sus jugadoras, para aconsejarlas en sus decisiones personales y conocerlas más que nadie en un terreno de voleibol. Cuando tantas personas lloran al hablar de otra, es señal inminente de que nos referimos a un ser humano de grandes dimensiones. Y eso pasa cuando las atletas recuerdan a Eugenio, para quien, seguramente, ese cariño ya resultaba recompensa suficiente.

El premio de la discordia

La decisión de que fuera Regla Torres la seleccionada como la mejor del siglo trajo mucha polémica e incluso hoy aún se discute si el premio debió ser para ella o para Mireya Luis.

No hay dudas de lo que significó Mireya, pero, analizando la carrera de Regla, no es descabellado afirmar que es una digna merecedora de ese reconocimiento.

La central capitalina se convirtió en la voleibolista más joven en conquistar una medalla de oro olímpica, en Barcelona-1992 y, además, también cuenta en su hoja de éxitos con los títulos de las citas bajo los cinco aros de Atlanta-1996 y Sídney-2000. 

En el aspecto individual vale destacar que fue seleccionada como la jugadora más valiosa y la mejor bloqueadora en los Mundiales de Brasil-1994 y Japón-1998, así como designada la MVP del torneo olímpico en tierras australianas.

La elegancia, el carácter y la efectividad en la net caracterizaron su carrera. Un muro insuperable en el bloqueo y una espectacularidad singular para finalizar las acciones de ataque con la jugada en un pie, como aquella famosa corrida con la que sentenció a las rusas en la última final olímpica a la que llegó un equipo cubano. 

Fuera Regla o Mireya, lo importante es que el premio se quedó en Cuba, junto al de Eugenio y al pensamiento unánime de que no ha existido, ni existirá, un equipo igual a aquellas Morenas del Caribe que robaron titulares a nivel mundial y que, paradójicamente, no fueron reconocidas como la escuadra del siglo en esa gala de Berlín.

Un comentario en «Eugenio George y Regla Torres, dos de las figuras del siglo XX»

  1. Otro excelente artículo. 2 grandes entre los grandes. Reglita todavía aportanto du valiosa experiencia como entrenadora del rquipo Cuba actual.

Deja un comentario