Tecnología

Huawei, una exitosa regla de tres

Pocos podrían imaginar la historia tras uno de los fabricantes de smartphones más populares y con mejores prestaciones del momento. No hablamos de Apple ni de Samsung, sino del emporio chino que ha logrado posicionarse en la escena mundial con algunos de los teléfonos y otros equipos con mejor relación calidad precio de acuerdo a sus prestaciones, dígase Huawei.

Nacida del esfuerzo del ingeniero civil y arquitecto chino Ren Zhengfei quien, tras abandonar su carrera en el cuerpo de ingenieros del ejército, en el año 1987 se decidió a fundar su propia empresa. Con la impactante suma de 21000 yuanes, lo que equivale a unos 3000 dólares de la época, y con solo tres trabajadores inició como agente de ventas de sistemas de conmutación de centralitas.

Ren Zhengfei, visionario que a fuerza de perseverancia construyó un imperio.

Con la modernización del sistema de telecomunicaciones ocurrido en China en los años 80, Zhengfei vio la oportunidad de realizar ingeniería inversa e implementar una empresa nacional de telecomunicaciones, la cual con el tiempo reemplazó a los proveedores extranjeros. En 1993 la empresa lanzó su propio conmutador telefónico, que desplazó a los importados de Hong Kong, iniciando así un exitoso camino.

Huawei, una estrategia gubernamental


Hacia mediados de los años 90, la compañía recibió el impulso decisivo por parte del gobierno chino que, restringió el acceso al país de los competidores extranjeros, afianzando su monopolio en las telecomunicaciones, tras haber implementado la primera red nacional para el Ejército Popular de Liberación.

Para 1997 la compañía lanzó sus primeros productos inalámbricos basados en tecnología GSM y amplió su oferta en tecnologías CDMA y UMTS. Dos años más tarde como parte de su estrategia de expansión internacional, abrió un centro de I+D en Bangalore, India, con la finalidad de desarrollar una amplia gama de Software de telecomunicaciones. En 2005 el volumen de negocios de Huawei en el extranjero excedió al de China por primera vez en su historia, año en el que se convirtió en el primer proveedor chino aprobado por Vodafone.

Cada año la presentación de sus productos es uno de los eventos más esperados en el mundo de las telecomunicaciones

El año 2010 fue decisivo para la compañía, por lo que entró oficialmente en la lista Global Fortune 500, publicada por la revista Fortune. Con unas ventas anuales de 21 800 millones de dólares y una ganancia neta de 2 670 millones de dólares, era indiscutible su posicionamiento como uno de los principales proveedores de tecnología en el mundo.

El producto estrella de esta compañía son sus smartphones, aunque su modelo de negocio va mucho más allá. Desde su primer terminal el Huawei C300 presentado en 2004, a la fecha muchos han sido sus casos de éxito como la serie Ascend, que fue sustituida por la serie P. El primero de estos fue el P8 hasta llegar al día de hoy con el P60, seguida por la serie Mate que ya alcanzó su terminal Mate 50. Todos con excelentes prestaciones y con tecnología de punta en lo que a conexiones inalámbricas se refiere.

A pesar de las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a esta compañía y de la ruptura con el Gigante tecnológico Google, su capacidad de reinvención demostró al mundo como su sistema de negocio, más que verse afectado podía convertirse en una verdadera amenaza para los emporios norteamericanos.

Deja un comentario