25 de octubre del 2021/ 10 am

«Rin-Rin-Rin», apaga el despertador sobresaltada. Pone la cafetera, toma sus pastillas y se sienta frente a la computadora, con “ansias” de trabajar/estudiar.

«HP» sale junto a un fondo negro. Pasan minutos y se apaga. Su corazón se acelera, frunce el ceño. Repite la acción. «HP» en pantalla… se apaga y esta vez no volverá a encender. Su frustración llega al tope. Su instrumento de trabajo y estudio más importante acaba de morir.

Tres días después/ 10 am/ Vedado/ Taller Electrónico Tostonet

«Lo sentimos muchacha, ayer revisamos su computadora, la abrimos, la limpiamos, pero por gusto; la placa está muerta y no tenemos repuesto para torre horizontal como la suya, de hecho, va a ser muy complejo que la encuentre porque es fabricación única este tipo de PC», le dijo el informático del taller. Todo se tiñó de negro para Valeria Cuervo*.

«¿Qué voy a hacer ahora? ¿Cómo haré los trabajos que debo entregar en la universidad? ¿Cómo voy a escribir para el trabajo?».  Ella estudia en la Universidad de La Habana y escribe para un medio independiente, por su cuenta.

13 horas después

Tras la compasión de amigos y posibles soluciones sin sentido, Valeria cae en la cuenta de que debe sí o sí comprarse una laptop, aunque sea de uso. Revisa en Revolico, habla con amigos de la CUJAE, pero de 20 000 no bajan los precios. «¿Cómo la pago? Ni escribiendo cinco artículos semanales me alcanzaría el dinero, siquiera con la ayuda de mis padres (profesores) sería posible comprarla de una vez. ¿Y los gastos de la casa? ¿Y la comida?».

La cuenta no le daba. Era imposible.

Dos días después

Ya encontró una Fujitsu: muy buen estado, sin ningún desperfecto en el hardware ni en el software, ¿cuánto? 22 000 pesos cubanos. Su tío accede a prestarle el dinero, préstamo sin intereses y a pagar en seis meses. «¡Al fin la luz!» Decía ella. Justo ahí empezaría la deuda.

Sin dificultades realizó el pago, ya tiene la Fujitsu en sus manos. Estudia, escribe, estudia, escribe. Se siente realizada. Llega el fin del primer mes y le paga a su tío 1500 pesos, entre ella y sus padres. «No alcanza», cae en la cuenta de nuevo.

Pasaron todo un mes con gastos mínimos de alimentación, transporte, electricidad… para poder reunir solo 1500 CUP para la deuda. No puede dormir, con ese ritmo no lograría pagar los 22 000 en seis meses. «¿Contraer otra deuda para pagar esta deuda? No». Su cerebro colapsa y se duerme del cansancio.

Desde entonces le cuesta trabajo concentrarse para estudiar y escribir. Se distrae con los amigos, pero no es suficiente. Se esfuerza para sacar los exámenes. Trabaja menos… cobra menos. La cuenta sigue sin darle. 

Pero para colmo de males una buena tarde su móvil deja de funcionar, el táctil no reacciona. Lo lleva a varios talleres, todos dicen lo mismo “cómprate otro”. «¡Como si fuera tan fácil!» Los celulares de “calidad”, necesario para su estudio y trabajo están al mismo precio que una laptop de uso.

Valeria valora la posibilidad de un segundo trabajo. La cuenta es sencilla: más trabajo, más dinero, paga la deuda. ¿Acaso esta es su única alternativa?

***

Desde el 1 de enero del 2021 hasta el 1 de enero del 2022

A casi un año de implementada la unificación monetaria y en general la Tarea Ordenamiento, el escenario que vivimos los cubanos deja mucho que pensar. ¿Existen resultados de esta tarea? ¿Por qué el último trimestre ha sido tan complejo? ¿Acaso el salario no alcanzará más hasta fin de mes? Estas son solo algunas de las interrogantes que se plantean hoy varios cubanos. Adentrémonos un poco en las cuestiones inflacionarias.

Según el Doctor en Ciencias Económicas Oscar Fernández, en entrevista exclusiva para el medio, «la inflación que estamos viviendo es un resultado natural de la manera en que se diseñó e implementó la Tarea Ordenamiento. El incremento de dinero en circulación que supuso el incremento de los salarios y, a la vez, el incremento de los precios resultantes de la devaluación, hacen que haya presiones inflacionarias por todas las vías»

Ciertamente una inflación del 60% fue alertada por Marino Murillo Jorge, hace un año Jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, hoy, presidente del Grupo Empresarial de Tabaco de Cuba (TabaCuba). Sin embargo, esta no es la cifra inflacionaria que caracteriza la situación económica de nuestro país actualmente.

«La inflación acumulada hasta noviembre es del 69.5%, siendo la reportada en ese mes (3.71%) la más alta del año, (…) se estima que cerrará 2021 con un 10% por encima de lo diseñado (60%) en la Tarea Ordenamiento».

Alejandro Gil Fernández

No obstante, el Dr. C. Oscar Fernández señala algo interesante: implementando el ordenamiento como mismo se hizo, con sus errores de diseño y demás, si solamente se hubiera realizado una secuencia diferente, los resultados hoy serían diferentes.

«Antes de someter a las empresas a la presión que supone la devaluación, era necesario hacer lo que ahora se está haciendo, darle autonomía, facultades, lanzarlas a la competencia, crear las PYMES, dejar que se expandan las cooperativas no agropecuarias y luego entonces someterlas a esa situación de estrés», afirmó el Dr. C. Fernández. 

Bajo términos inflacionarios: aciertos y desaciertos

Pero ¿Qué sucede durante esta inflación? En correspondencia con el Dr. C. Fernández, lo primero que ha ocurrido es una pérdida abrupta de referentes monetarios. Hoy, el principal referente es el cambio informal del dólar con respecto al peso cubano (1×75).

«Es preciso regular esa tasa de cambio, lo cual no quiere decir prohibir pues es imposible, sino intervenir en el mercado cambiario informal e intentar bajar esa tasa de cambio a través de mecanismos de mercado».

Asimismo, y según lo expresado por Gil Fernández, se dispuso dinero en circulación sin respaldo productivo, «en Cuba, por ejemplo, se destinaron más de 2 000 millones de CUP para proteger a trabajadores interruptos temporalmente ante el cierre de actividades. A ello se añade el crecimiento exorbitante de los costos de importación.

«El país tiene casi 10 000 contenedores de mercancías en distintos puertos, porque no hay navieras, otras no quieren trabajar con Cuba por el bloqueo y porque se han incrementado los fletes de los buques»

Foto: Tomada de ICHI.PRO.

Por otra parte, si bien ha existido un excesivo aumento en los precios de varios productos (inflación), bienes y servicios, no han crecido los precios de la electricidad (en enero el barril de petróleo estaba sobre los 50 dólares en el mercado internacional y hoy está sobre los 70 dólares, pero ese incremento de los costos no se trasladó al consumidor cubano), no se han incrementado los precios de las tarifas en CUPET, ni el precio del gas; mientras que las tarifas de las telecomunicaciones más bien bajan.

Sin embargo, ¿habrá sido el momento idóneo para implementar la Tarea Ordenamiento? Según el Dr. C. Oscar Fernández, la inoportunidad del momento en que se hizo es una de sus deficiencias, «se debió hacer en 2014 y rendir cuenta de ello en el 2016».

Mientras, el Ministro en Economía y Planificación Alejandro Gil afirmó en el resumen de la novena legislatura del Octavo Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, «si seguimos esperando el mejor momento, nunca lo hacemos. Hay que ver lo positivo que tiene el ordenamiento, que nos ha permitido ampliar los actores económicos y ponernos en mejores condiciones de comenzar a recuperar la economía de forma gradual»

Ambos especialistas en economía coinciden además en algo irrefutable que es la solución, no a corto plazo, del aumento desmedido de la inflación: disminuir el déficit presupuestario e incrementar la oferta, no con más importación, sino con más producción.

2022: ¿Resultados positivos de la Tarea Ordenamiento?

El ministro de Economía y Planificación en el Octavo Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en su novena legislatura, enfatizó los objetivos priorizados para 2022.

Asimismo, se espera un crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios (900 millones de dólares más), con números positivos en rubros como el níquel, tabaco, azúcar y productos biofarmacéuticos. Se planifica también que el país reciba unos 2.5 millones de visitantes internacionales. 

¿Y el aumento del turismo sería una alternativa para reducir la inflación a corto plazo? Ciertamente podría influir de forma positiva, pero no de manera directa, sino a mediano plazo, comentó el Dr. C. Oscar Fernández.

«Un incremento del turismo va a ayudar a la recuperación de la economía en la medida en que aumentan los ingresos del Estado y tiene mejores posibilidades para con esos ingresos mantener una oferta que se pueda vender en peso cubano. En realidad, esa es la variable critica: oferta en peso cubano».

Y desde otra perspectiva, ¿el uso de las criptomonedas como reservas de valor le podría dar algún beneficio al cubano frente a la inflación monetaria? Según el Dr. C. Fernández, sí podría ser una alternativa para los cubanos, pero «la realidad es que no hay capacidad técnica para circular un modelo monetario con criptomonedas circulando.

«Habrá personas, habrá actores en la economía que podrán utilizar las criptomonedas, pero no hay capacidad técnica en el Banco Central, ni en el Ministerio de Economía, ni en nuestras instituciones para gestionar un modelo basado en las criptomonedas»

Gigante es el reto que tenemos por delante, de rectificar los errores cometidos y mantener los logros. No abandonar nuestros principios VS una vida sostenible, ¡vaya dicotomía!

***

Ya han pasado cuatro meses. Valeria sigue pagando 1500 al mes para saldar la deuda. Se abstiene de algunas cosas básicas que hoy cuentan como “lujos”. No sale ya con sus amistades. Pasó su cumpleaños en casa.

La semana que viene empezará a trabajar sábado y domingo en una cafetería. Escribe por las madrugadas. Estudia durante el día, claro, lo justo para sacar buenas notas. Ni pensar en investigaciones científicas, en tener una vida intelectual como se debe. A menos por ahora, es imposible.

*Se cambió el nombre a petición de la fuente.

Este tema de la inflación monetaria tiene bastantes aristas que abordar y puede manifestarse de diversas formas. Si desea conocer más historias que relatan las dificultades y alternativas enfrentadas por algunos cubanos, no se pierda la segunda parte de este reportaje. Sus soluciones también pueden ser las tuyas.