Isabel II ha despojado a su hijo Andrés de todos los títulos debido a unas acusaciones de supuestos abusos sexuales. El príncipe de 61 años deja de recibir tratamiento de “Su Alteza Real”. Tampoco podrá ostentar ningún cargo oficial.

“Con la aprobación y consentimiento de la reina, los títulos militares y los patronatos reales que posee el duque de York se devolverán a la reina. El duque de York seguirá sin asumir tareas de representación pública. Defenderá su caso [ante los tribunales estadounidenses] como un ciudadano privado”. Reza el comunicado del Palacio de Buckingham.

La decisión de retirarle todos los títulos llegó después de que 150 militares veteranos escribieran a la reina Isabel II, jefa del Estado y comandante en jefe del ejército. Aseguraron que cualquier otro militar en el mismo caso sería destituido inmediatamente.

“Le solicitamos que adopte medidas inmediatas para despojar al príncipe Andrés de todos sus rangos militares y títulos, y, si resulta necesario, lo despidan con deshonor”, reclamaba el texto.

Los abogados de Andrés se aferraron a un acuerdo extrajudicial firmado en 2009 por Epstein y Giuffre, quienes, según la acusación, organizaron los encuentros. En estos se acordaba salvaguardar de futuras demandas a otros “potenciales acusados”. En ese acuerdo, Viginia Giuffre, que en aquel momento era menor, habría aceptado 500 mil dólares por parte del multimillonario Jeffrey Epstein para que retirara su denuncia por los supuestos abusos sexuales que sufrió entonces.

El juicio se prevé para el próximo otoño. El miembro de la familia real británica está un paso más cerca de enfrentarse a una demanda civil por agresión sexual.