Julio, 31, Eusebio

La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida

José Martí

Es julio, 31, Eusebio,
Qué nublado el mediodía
Y qué ventisca tan fría
Me desbarata los nervios.
Desde hace un rato, los medios
Tu imagen cuelgan tristones
Y mientras suenan camiones
Tropezando en la avenida,
También retumba tu vida
En plazas y callejones.

Hay una mujer que llora
En la sala de mi casa.
Su lágrima se desplaza
Enlutada por tus horas:
Intensas, agotadoras,
Agradecidas, brillantes…
¡Ay! la noticia impactante
Que moja papeles, folios.
¿Quién consuela el Capitolio
Que otra vez perdió el diamante?

¿Será que algún dios disiente
De lo hermoso y se entretuvo?
¿Será? ¿Ningún ángel pudo?
¿Será que el año no entiende?
Escucha, tú, 2020,
Después de a miles privar
De la vida, has de quedar
Como insaciable traidor.
¿También al historiador?
¿Qué más nos quieres quitar?

Ya cuelga de los balcones
Cual sábanas el dolor,
Y tu voz, como un rumor,
Se apropia de los rincones,
Y hasta de los almendrones…
Y sin versículo previo
Tu foto… de todo en medio.
¿Verano y tristeza fría?
Qué nublado el mediodía
De este 31, Eusebio.

Deja un comentario