En una entrevista a una cadena local estadounidense, Biden apuntó, en tono amenazante, que el president ruso estuviese preparado si confirmaba su influencia en las elecciones. Además de tildar a Putin de “asesino desalmado”.

Respuestas inesperadas

Según refieren medios internacionales, este jueves, el jefe de Estado ruso ha respondido a dichas palabras y le deseó “buena salud” a su homólogo estadounidense Biden, sin ironía.

En videoconferencia con representantes de Crimea, el mandatario del Kremlin expuso: «En cuanto a las declaraciones de mi colega estadounidense, nosotros, como él dijo, nos conocemos personalmente. ¿Qué le contestaría? Le diría: ‘tenga buena salud’. Le deseo buena salud».

Para Putin la clase gobernante de Estados Unidos lanza graves acusaciones a otros países como solución a sus problemáticas internas de política exterior. Recordó como EE. UU deviene «el único país del mundo que ha empleado armas nucleares, contra uno que no las tenía, contra Japón en la Segunda Guerra Mundial”.

Asimismo, en lo referido a la relaciones entre ambos gobiernos, declaró como Washington tiene que contar con los intereses de Rusia, sea o no de su agrado.

«Nosotros, aunque ellos crean que somos como ellos, somos distintos. Tenemos otro código genético y otro código ético-cultural. Pero sabemos defender nuestros intereses».

Aun si Putin afirma que su mensaje fue de buena voluntad y sin ironías, lo cierto es que, desde la Casa Blanca, esas palabras resultan poco creíbles porque proviene de alguien amenazado y tildado de asesino.