La ciencia cubana, entre la espada y el bloqueo

Es, sin duda, el sector de las ciencias en Cuba uno de los más afectados por el injusto bloqueo económico contra la Isla. 60 años de políticas retrógradas y limitaciones han frenado el desarrollo de las investigaciones en Cuba, llevando a nuestros científicos a plantearse retos aún más duros que los que su propio campo de estudio les presenta.

Numerosos son los ejemplos de centros de investigación que en el país operan con equipos obsoletos en el mundo entero, y aún así obtienen resultados relevantes a nivel internacional. Muchos son los científicos cubanos que hoy día, en la era de Internet, ven limitados y la mayoría excluidos de las publicaciones científicas de renombre, los resultados de sus experimentos y los descubrimientos que en precarias condiciones realizan.

Sin importar las implicaciones para su propia salud, muchos investigadores trabajan días enteros por el bien del pueblo (Tomado de Juventud Rebelde)

Muchos somos los hijos de científicos que dejándose la piel durante días enteros en laboratorios o a un microscopio pegados han hecho grandes cosas por este país que, de haber tenido la posibilidad y de no existir el bloqueo hubiesen reportado cifras millonarias para nuestra economía. Muchos somos los hijos de esos héroes a la fuerza que más que salvar el tren miliar cada día salvan el honor de esta tierra con sus aportes.

La historia de mis padres, tíos y primos científicos es una de tantas en una Cuba bloqueada, donde una familia de biólogos, químicos y bioquímicos con una larga lista de servicios en centros de investigación nacionales e internacionales, ven cada día frustradas sus investigaciones a causa de que el país no puede importar directamente lo necesario.

Es la Spirulina uno de los tantos cultivos que se desarrollan en Cuba que se ven afectados por el bloqueo. (Tomado de Ipscuba.net) 

Cuba… más que sol, playa y música

Fueron mis padres iniciadores de la industria de cultivo de spirulina en Cuba, así como lo fueron en su momento del cultivo de camarón. Muchos se quejan de que vivimos en una Isla, y sí, rodeada de mar, donde no debería faltar el pescado o donde este tipo de cultivos deberían estar a la orden del día.

Pero, ¿cómo pescamos si nuestra flota yace en los astilleros esperando por piezas de repuesto que en muchos casos producen como pueden los innovadores y racionalizadores que por suerte existen en este país?. ¿Cómo cultivar algas que necesitan costosos sistemas mecánicos de bombeo y ambientes controlados en el trópico?

Fue Fidel un visionario que se adelantó a su tiempo y supo ver el potencial de Cuba y su gente.

Muchos tildaron a Fidel de loco por lanzarse a aventuras como estas, y sí, había locura en todo ello, la locura de la visión, del pensamiento a futuro. Crear ejércitos de investigadores no fue una locura, hoy lo demuestran nuestros candidatos vacunales contra el COVID, los medicamentos contra el cáncer desarrollados en Cuba, los sustratos, medicamentos, cosméticos y hasta alimentos con zeolita que esperan por patentes internacionales.

De no existir el bloqueo, quienes hemos crecido viendo a nuestra familia padecer tras un microscopio, a veces perdiéndose nuestra infancia, en muchos casos más hubiésemos seguido sus pasos. No fuera hoy la Isla más conocida por sus playas y paisajes que por sus logros científicos. Hoy Cuba sería un parteaguas en medio del Caribe, que el mundo entero conocería por marcar el paso en las ciencias de este lado del mundo.

Deja un comentario