Leal a todos los tiempos

Honrar, honra

José Martí

Si al año mil novecientos
le sumas cuarenta y dos,
escucharás una voz
leal a todos los tiempos.
Encontrarás alimento
y sustento espiritual
en un verbo sin igual,
que remueve las raíces
-recónditas cicatrices-
de Cuba y su capital.

Esa voz viste de gris,
se pronuncia por doquier;
bien lo puede prometer
el “andante de París”.
Y San Francisco de Asís
se sorprende en las mañanas:
Cuando suenan las campanas,
el sonido deambulante
asume risa elegante
pa’ enamorar a La Habana.

En su decir todo brilla,
hasta leones del Prado;
nadie cela al bienamado
de la ciudad maravilla.
Da vueltas la Giraldilla
sobre el Castillo real,
Hasta allí llega leal
la voz del doctor Eusebio
para dejar un proverbio
de valor patrimonial.

Deja un comentario