Jóvenes vestidos de azul habitan entre vetustas paredes de una recia construcción. Lejanas risas y llantos se escuchan por los pasillos. Viejos aromas de nuestro primer amor se sienten en el ambiente ¿Los fantasmas existen? No lo creo. La casa de campo de Rosalía Abreu no ha vuelto a ser la misma. Sus almas, los estudiantes, aún no transitan. 

Hace dos años, el director del Instituto Preuniversitario “Eduardo García Delgado” (antigua casa de la Abreu), Arday Prieto González y gran parte de su claustro de profesores, sembraron las primeras matas de plátano. El mediano terreno de la institución se convirtió, entonces, en tierra fértil para abastecer a los trabajadores y estudiantes.

Foto Qva En Directo

Varios conocimientos sobre agricultura, mucho empeño en el tiempo libre y, quizás, algo de técnica, posibilitaron no solo el crecimiento efectivo de los plantones, sino el incremento en la producción. Con los primeros racimos en mano, el principal objetivo de la labor fue imposible cumplirlo, debido a la ya conocida situación epidemiológica actual. Empero, “no se podía perder el esfuerzo de tanto tiempo y quien mejor que los niños van a disfrutar de los apetitosos plátanos”, comentó Arday Prieto.

Luego del cambio de rumbo de la acometida, el espíritu para la cosecha aumentó y en la jornada de ayer se realizó oficialmente la donación de los frutos a los infantes del Círculo Infantil “Osito Misha”, residente en Santiago de las Vegas. La directora, Yania Carmenates Jardines, junto a su Consejo de Dirección, fueron los encargados de recibir la entrega. Actualmente esta institución tiene asistiendo de 12 a 24 niños, 18 trabajadores docentes y 12 no docentes. 

Foto Qva En Directo

La escuela preuniversitaria cuenta hoy con 50 matas de plátanos, 2 de mango, 1 de aguacate, 32 de coco, tres variedades de calabaza y plantas de malanga. 

“Tenemos previsto para el futuro realizar también, en ese pedazo de tierra, un huerto de hortalizas y de plantas medicinales; dispuestos para nuestros estudiantes, docentes y cualquier otro que lo necesite”, sentenció el director del IPU.