Más de 400 personalidades piden al presidente estadounidense, Joe Biden, derogar las medidas unilaterales contra Cuba aprobadas por la anterior administración, en una carta abierta publicada hoy por el diario The New York Times.

Intelectuales, artistas, políticos, académicos, religiosos y juristas, apoyaron este llamado público urgente para deshacer las normativas crueles impuestas durante el mandato de Donald Trump (2017-2021). El ex mandatario sumó al bloqueo 243 nuevas sanciones contra Cuba.

Disponible en la plataforma Let Cuba Live (Deja a Cuba Vivir), la carta recoge firmas como la del expresidente brasileño Lula da Silva; el ecuatoriano Rafael Correa, así como los artistas norteamericanos Danny Glover, Susan Sarandon, Jane Fonda y Mark Ruffalo.

Cuba no está sola, nos dice el mundo.

El apoyo no llega solo desde el Times

El llamado contra el bloqueo no solo tiene el respaldo en el New York Times. También se integran el británico Jeremy Corbyn; el reverendo Jim Winkler, del Consejo de Iglesias de EE.UU.; el teólogo brasileño Frei Beto; el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, y organizaciones como Code Pink y Black Lives Matter.

«Nos parece inconcebible, sobre todo durante una pandemia, bloquear intencionalmente las remesas y el uso por parte de Cuba de las instituciones financieras globales, algo necesario para la importación de alimentos y medicinas a la isla antillana», expresa la misiva.

La carta en el New York Times

«Apoyamos al pueblo cubano», expresó Biden el pasado 12 de julio y los firmantes le recuerdan en la carta divulgada hoy en el New York Times que, si ese es el caso, debe revertir las restricciones de Trump y dejar de tratar a Cuba como un enemigo.

“Reanude la apertura y comience el proceso de poner fin al bloqueo”, sugieren al tiempo que advierten sobre cómo el 23 de junio la mayoría de los Estados miembros de la ONU votaron por levantar las sanciones a la Isla.

Finalmente, se insta al actual jefe de la Casa Blanca a retomar el camino impulsado por el expresidente Barack Obama, quien en sus últimos años de mandato inició un proceso de normalización de las relaciones entre Washington y La Habana.