Ni guardaespaldas ni dictadura

«Yo no tengo guardaespaldas, porque el que nada debe nada teme», dice Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. «Todo el mundo corre riesgos, todos, pero siempre he tenido comunicación con la gente», agrega.

«Ayer cinco pasajeros en un avión le gritaron insultos (…). Nadie los detuvo ni sacó ni nada. Hoy [un] joven burló [la] seguridad e ingresó a Palacio Nacional. En lugar de llegar varios guardaespaldas para sacarlo, AMLO lo escuchó. Si no quieren ver que es distinto, allá ustedes», escribió en twitter Jorge Gómez Naredo, profesor de la universidad pública de Guadalajara.

Leticia Ramírez, ejecutiva de Atención Ciudadana, habló un poco más sobre el joven de marras. Ha estado preso durante dos años, acusado por crímenes relativos a la droga de los que asegura ser inocente. No tuvo el beneficio de un abogado entonces y hoy se ha colado en la conferencia matutina a dialogar con el mandatario… pedir ayuda.

Hay que estar desesperado… sin embargo, estamos hablando, en medio de esa desesperación, de un acto de fe.

***

Alberto Navarro tendrá que rendir cuentas…

Su jefe, el alto representante de la Unión Europea para Política Exterior no entiende –motivado a desentender por unos cuantos eurodiputados, entre ellos los del PP– que Navarro, embajador en Cuba de la organización regional aparezca como el firmante número 25 de una carta [1]destinada al presidente de los Estados Unidos, que pide el cese inmediato e incondicional del BLOQUEO.

Los mismos que días atrás recibieron con honores de «activista por los derechos humanos» al estimado Yotuel, exigen la inmediata destitución de quien presuntamente, con su rúbrica, defendió al «gobierno castrista».

El embajador ya ha aclarado que no firmó nada, sino que envió un correo personalizado en el que dijo estar de acuerdo con los argumentos de la misiva.

Ante la insistencia mediática, nacida de los 16 eurodiputados que piden su cabeza, Navarro ha recordado que el Parlamento Europeo tiene 705 diputados, de los cuales más de dos tercios apoyaron el acercamiento, la colaboración y el diálogo entre el «viejo» continente y Cuba.

Con la sutil ironía que merecen los pocos que buscan disfrazarse de muchos, ha dicho que ellos –aquellos– no definen la agenda exterior de Europa.

Algo que también ha dejado claro el señor Navarro es que, a su parecer, Cuba no es una dictadura, «claro que no».[2]


[1] La carta en cuestión vio la luz en el sitio digital La Joven Cuba, bajo el título: Carta Abierta al presidente Joseph R. Biden, Jr.

[2] Estas declaraciones las emitió Navarro en días recientes al sitio digital Cubanet

Deja un comentario