Cuba, El peregrino

Para F y 3ra… Torre de luz

Fresca aún la sensación de añoranza por el día del becado, le regalamos estas décimas a la residencia estudiantil Lázaro Cuevas (F y 3ra), cálido abrigo de varias generaciones de estudiantes.
__
Torre de luz le decía
pues, como montaña en muros,
siempre en el Vedado oscuro
cual faro resplandecía.
Torre de luz… yo sabía
que en medio de la jarana
y de la fiesta temprana
tras sus muros de Babel
estudiaban ella y él:
para dar su luz mañana.

Torre de luz… deliraba
desde el airado balcón
al ver pasar el halcón
que en el Girón se posaba.
Torre de luz… me llenaba
–sigo hablando de balcones–
el suánfonson de gorriones
y hasta el de las golondrinas
que lloran su adrenalina
cuando pasan los halcones.

Torre de luz… donde van
a morir virginidades
en oscuras oquedades
que tienen ventana al mar.
Torre donde al despertar
el manso azul te serena,
el sol por detrás te quema
mientras neblinas quebranta
y en sinergia se levantan
la brisa, la sal, las venas.

Torre de luz… las canciones
tenían formato diverso
pero nunca faltó el verso
sazonador de pasiones.
Se habla de las ilusiones
siempre a la altura del mar,
pero les digo que estar
a veinte pisos del mundo…
no sé, de rubor me inundo
y hasta me asusta olvidar.

Deja un comentario