Por: Roxana Reina Lorenzo

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció en la madrugada de este viernes 2 de octubre, en Twitter, que él y la primera dama, Melania Trump, resultaron positivos a la Covid-19 luego de que horas antes se conociera que una de sus ayudantes más cercanas, Hope Hicks, de 31 años, contrajera el nuevo coronavirus.

De acuerdo al diario La Vanguardia, el médico de la Casa Blanca, Sean B. Conley, emitió un comunicado en el que confirmó el positivo en el test SARS-Cov-2 del presidente y la primera dama. El galeno alega que ambos se encuentran bien, permanecerán en casa durante la convalecencia y que el presidente continuará haciendo sus funciones sin interrupción mientras se recupera.

Sin embargo, después de publicar el diagnóstico, la Casa Blanca anunció que varios eventos estaban siendo cancelados, incluida una recaudación de fondos en Washington y un acto de campaña en Florida. Tales acciones dan muestra del impacto inmediato sobre la campaña y como puede repercutir en el desarrollo de la misma en las siguientes semanas. 

Al respecto Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica plantea que “es difícil decir cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses, sobre todo ahora que el mandatario tuvo que ponerse en cuarentena para recibir tratamiento. Los mítines de campaña están cancelados y en dos semanas debería celebrarse el próximo debate presidencial”.

Por otra parte, Miles Tylor, exjefe de gabinete de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dijo para CNN que la mayor preocupación de seguridad nacional es que el presidente podría verse marginado por esta enfermedad, es probable entonces que el vicepresidente Mike Pence se esté preparando para asumir el control.

Expresó, además, que sus adversarios podrían aprovechar la situación para, con fines electorales, difundir desinformación y preocupación y socavar la confianza del pueblo estadounidense en este ciclo electoral con vistas a las votaciones.

De acuerdo a esto, la prueba positiva de la Covid-19 podría traer graves consecuencias para la carrera electoral de Trump y su futuro político, y más luego de haber minimizado la gravedad del virus durante meses, negarse a usar mascarillas en público y cuestionar su efectividad. Además, al organizar eventos de campañas con decenas de personas en distintos estados, a pesar de la situación actual de la pandemia en ese país, no hace más que reforzar las críticas hacia el mandatario luego de su diagnóstico.

Según ABC, Hicks, la asesora de la campaña para la reelección de Trump, acompañó al mandatario a un mitin en Pensilvania, como también lo hizo en Cleveland, Ohio, en el debate del pasado martes. El miércoles viajó a Minnesota con el presidente para otro acto electoral. En estos trayectos viajaron juntos en el avión Air Force One y en el helicóptero Marine One. Luego de que Hicks diera positivo, el presidente anunció en su Twitter “estamos esperando los resultados de nuestro test. Mientras hemos empezado nuestro proceso de cuarentena”. Esto, horas antes de que se conociera que él y la primera dama también estaban contagiados.

Lo peor es que la Covid-19 podría traer consecuencias desastrosas para su vida, debido a que el presidente cuenta con 74 años y presenta obesidad, factores que lo ubican en la categoría de mayor riesgo de complicaciones graves de la enfermedad que ha causado la muerte de más de 200 000 estadounidenses y más de 1 millón de personas en todo el mundo.