«Como si fuera un túnel», así lo describe ella. De a poco se empieza a cerrar la mirada; los ojos siguen abiertos. La oscuridad penetra, de afuera hacia adentro. Solo en el centro ve la luz: la imagen. Y de repente vuelve a la normalidad. Es un túnel que viene y va, de donde entra y sale, por momentos. María del Carmen Delgado Rubí, penetra allí a cada rato. Este fenómeno aparentemente ilusorio es uno de los síntomas del Glaucoma.

En materia…

Siendo muy diversos los síntomas provocados por el glaucoma, esta enfermedad constituye la segunda causa de ceguera en el mundo, solo por detrás de la diabetes. La elevación de la presión intraocular produce lesiones que afectan fundamentalmente el nervio óptico, provocando la pérdida total del campo visual si no se detiene.

«Lo que hace que aumente la presión intraocular es el humor acuoso, un líquido transparente que proporciona nutrición a estructuras del ojo y cuya presión normal es de 15milímetros de Mercurio»

Publicó Webconsultas, una revista española de salud y bienestar.

Bajo este mismo patrón, son tres las clasificaciones de la enfermedad: glaucoma de ángulo abierto, glaucoma congénito y glaucoma de ángulo cerrado. El último es el de María. Aparece de forma repentina, quizás condicionado por la edad (mayores de 50 años), por ser una persona nerviosa o estresada, por antecedentes familiares o por presentar una cámara anterior estrecha, entre otros factores de riesgo.

El Glaucoma es una enfermedad que afecta directamente el nervio óptico.

María del Carmen tiene 63 años y recordó, entre jornadas de mucho estrés, que las hijas y nietas de su abuelo paterno padecieron la enfermedad.

Desde lo personal

«Realmente lo único que sentí fue un constante lagrimeo que se lo achaqué al uso de los espejuelos y fijar la vista en la PC. Cuando fui al oftalmólogo, él me detectó presiones oculares muy altas y excavaciones en el nervio óptico», comentó María respecto al comienzo de los primeros (y únicos) síntomas. Entonces vinieron el examen físico, el cuestionario y de forma progresiva el estudio por medio de equipos altamente confiables por su tecnología.

Acto seguido los médicos decidieron aplicar láser para abrir el ángulo, buscar espacio y evitar la retención de líquido. Le realizaron este procedimiento tres veces en distintos momentos como un primer tratamiento, acompañado de un colirio antihipertensivo: Dorzolamida.

No obstante, «al no lograrse el espacio suficiente, ni los niveles óptimos de presión ocular, hicieron cirugía en ambos ojos, pero de catarata para buscar mejor circulación del líquido óptico, que al no tener suficiente espacio se retiene y trabaja sobre el nervio debilitándolo. Y si el nervio óptico se fractura, viene el apagón», alude jocosamente al final.

La cirugía consistió en retirar los cristalinos que a mi edad se vuelven gruesos y entorpecen la circulación normal del líquido ocular. Y sustituyen los cristalinos por unos lentes de mi graduación que quedan fijados en su lugar. La operación fue exitosa

Mas, nunca sintió inseguridad o miedo según afirma; se presupone dichosa al ser atendida por médicos excelentes. «En la operación del segundo ojo me esperaban afuera y dijeron: ¡mira a Mary que guapa!; yo contesté: estoy tranquila y feliz porque estoy en las mejores manos, orgullosa de mi Cuba y sus médicos. Así fue.»

Por suerte nunca perdió la visión a pesar de tener los dos nervios ópticos dañados. «Gracias a los colirios y a mi disciplina estoy bien, pero me da un malestar en los ojos cuando se aproxima la hora de las gotas y aún me molesta la luz, porque no tengo los cristalinos. Dice el médico que es normal. ¡Pues a usar espejuelos también de por vida!»

En dependencia del tipo de Glaucoma, los halos de colores son más graves o ligeros.

Ahora ve solo el túnel cuando se estresa o pierde el control de su presión. Tiene un tratamiento de por vida, colirios antihipertensivos, una gota en los dos ojos, cada 12 horas. Sin embargo, María toma todo con felicidad y hasta alguna pisca de chiste. Sabe que aún es dichosa.

Justo hoy es el Día Mundial del Glaucoma, una jornada para aprender sobre esta enfermedad y sobre todo saber que tú puedes preverla, solo debes hacerte estudios oftalmológicos periódicamente.