Desde hace 15 días la provincia de Guantánamo reporta un aproximado de 300 casos diarios y no parece que la mejora esté a la vuelta de la esquina. Más de 8 500 pacientes positivos al SarsCov-2 han sido el saldo a pagar por el descontrol pandémico en la provincia oriental de Cuba.

Las condiciones epidemiológicas del país se han vuelto complicadas con la expansión de la cepa Delta. Las alarmas se han levantado en distintos territorios en busca de ayuda, responsabilidad y equilibrio.

Sin embargo, el territorio del Guaso ha mantenido un perfil bajo, aun cuando los números dan qué pensar. Ya supera los 3 500 casos activos. Se ha ubicado en el cuarto puesto de las provincias con mayor tasa de incidencia en un corto periodo de tiempo.

La COVID-19 marca el paso

Con más del 5% de positividad de las muestras realizadas durante la última quincena, Guantánamo se posiciona con uno de los mayores índices en este parámetro. El municipio de cabecera cuenta con afectaciones preocupantes: 50% de los casos diagnosticados en estos días.

Los casos de COVID-19 en Guantánamo han reclamado una atención más controlada de los pacientes.

Esta es la zona más poblada, con casi la mitad de los habitantes. Un dato muy alarmante es que, mientras la provincia cuenta con una densidad poblacional de 82,6 Hab/Km², la de este municipio es de 328,6 Hab/Km².

Estas estadísticas hacen que los 6 045 casos que ha reportado el territorio no sean casualidad. No obstante, los eventos activos por transmisión autóctona de la enfermedad, que suman 22 en este lugar, se encuentran mayormente en los municipios de El Salvador y Baracoa.

Además, las muertes ascienden a 140 y contando desde el inicio de la pandemia. El número no parece escandaloso, sin embargo, casi todos estos fallecimientos se han reportado en los últimos 15 días. No cabe duda del peligro que representa la situación epidemiológica en la zona.

El apoyo de todos los sectores ha sido necesario para la atención de los pacientes en los hospitales y en el hogar.

Todo se suma al descontrol en los protocolos para contener la enfermedad. El miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Monteagudo Ruíz, señaló en conferencia de prensa la necesidad de evitar los errores en relación a la gestión de resultados de PCR. Agregó la urgencia de las medidas restrictivas de movilidad.

Cuentas que sacar

El comportamiento de la COVID-19 en Guantánamo está condicionado por diferentes factores significativos. Uno de ellos es que más de la mitad de la población se concentra en un municipio (Guantánamo), el cual solo posee 741,4 Km² de superficie. Asimismo, un poco menos de la mitad se encuentra en las áreas administrativas restantes. Esta distribución poblacional contribuye a la diseminación del virus con mayor facilidad.

Otro punto a tener en cuenta es el predominio del terreno montañoso. Esta superficie ocupa el 75% de la provincia y constituye la zona de vivienda de casi un tercio de la población.

La vacunación masiva se ha visto afectada en la provincia por el descontrol y la falta de comunicación.

La poca accesibilidad a estos lugares es un elemento negativo. Impacta en el control y alcance de las autoridades. Además, dificulta en la atención médica a estos sectores de la población y, como consecuencia, afecta al desarrollo de la vacunación masiva. Guantánamo cuenta con más de seis mil habitantes que no han recibido la primera dosis a 11 días del inicio del proceso.

El miembro del Comité Central del Partido y su primer secretario en la provincia, Rafael Pérez Fernández, aclaró que se desenvuelve con lentitud por causas injustificables como la falta de comunicación y movilización. Comentó también acerca de la necesidad de articular todo el proceso entre los consultorios de médicos de la familia, comunidad y sitios clínicos.