En América Latina y el Caribe, segunda región más desigual del mundo, las disparidades se manifiestan de muchas maneras y como era de esperar, la pandemia de COVID-19 solo ha exacerbado estas desigualdades extremas.

Según datos de la Base de Datos mundial sobre la Desigualdad en América Latina, antes de la crisis sanitaria (2019), el 1% superior de la distribución de los ingresos capturaba el 27% de todos los ingresos nacionales antes de impuestos, mientras que el 50% inferior se quedaba con solo el 10%. Asimismo el Banco Mundial proyecta que la pobreza extrema pasará del 24 %, en 2019, al 27,6 %, en 2021.

A estas estimaciones se suma la Comisión Económica para América Latina y el Caribe que apunta a un aumento de la pobreza en ALC del 30,5% en 2019 al 33,7% en 2020, y a un aumento en pobreza extrema del 11,3% al 12,5%.

Existe, además, gran preocupación por el incremento del hambre, pues se estima un aumento del 269 % en el número de personas que en la región enfrentan una inseguridad alimentaria severa, de acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos.  

Durante la emergencia sanitaria, millones de hogares en toda el área luchan por sobrevivir, tras ver caer sus ingresos a raíz del cierre y el deterioro de negocios, el aumento del desempleo y la salida de la fuerza laboral, y las limitadas oportunidades de trabajo remoto durante los extensos períodos de confinamiento han llevado al límite a muchas familias.

Sin embargo, no a todos les ha ido mal. De hecho, a los que están en la cima económica les va bastante bien.  

¿Y los más ricos?

La Lista de Multimillonarios del Mundo de Forbes nos brinda un vistazo sobre cómo les ha ido a los más ricos de la región durante este tiempo. Y las cifras duelen en comparación con los millones de personas que viven incertidumbre por la situación sanitaria y por no saber que comida llevarán a la mesa.

Los datos de la lista anual de 2020 (publicada el 18 de marzo de 2020, justo cuando comenzaba la pandemia) revelan que había un total de 76 multimillonarios en nuestra región con un patrimonio neto combinado de 284 000 millones de dólares.

Los datos de la lista anual de 2021 (publicada el 5 de marzo de 2021, un año después de la pandemia), muestran que estos números crecieron a un total de 105 multimillonarios con un patrimonio neto combinado de 448 000 millones de dólares.

Finalmente, los datos más recientes de la lista en tiempo real (referenciada como 17 de mayo de 2021) muestran que esto nuevamente aumentó a un total de 107 multimillonarios con un patrimonio neto combinado de 480 000 millones de dólares.

O sea que durante la pandemia, el número total de multimillonarios en América Latina y el Caribe aumentó en 31 y su patrimonio neto combinado aumentó en $196 000 millones, esto es aproximadamente el tamaño de la economía de Ecuador»

Luis Felipe López-Calva, director para la región del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en un trabajo publicado en la página web oficial de ese organismo, explica que el el cúmulo de riqueza de los multimillonarios en América Latina y el Caribe, ha crecido más del 40 % durante la pandemia de la COVID-19. Asimismo, alrededor de las tres cuartas partes de los multimillonarios de la región son de Brasil y México.

«Cuando la concentración de recursos se traduce en una concentración de poder político, como suele ser el caso, puede conducir a un círculo vicioso que perpetúa estos resultados y distorsiona las políticas y la asignación de recursos», manifestó el funcionario del PNUD.

Explica también que imponer gravámenes de tributación a los más ricos podría proporcionar algunos de los recursos necesarios para promover ganancias sociales y económicas generalizadas. El tema de los gravámenes sobre lo más ricos también ha causado mucha polémica en la región, pues aunque contribuiría en las economías nacionales, no son muchos los que lo apoyan.

Estos datos demuestran que mientras unos luchan por llegar al día siguiente; otros, sin importar a costa de que, no solo han aumentado su patrimonio, sino que han aparecido nuevos ricos.