Raquel González: “No soy religiosa, pero el arte es mi Dios”

Por: Aylin Herrera Reyes

Familias disfuncionales, niños sin amparo familiar, violencia, machismo, juicios, tribunales, sentencias… esas palabras vienen a la mente cuando se intenta recordar lo que hace apenas dos años ocupaba las frecuencias de Cubavisión en las noches de fin de semana.

De amores y esperanzas lleva por nombre esta serie que en 2015 le permitió a Raquel Gónzalez estrenarse como directora. Las dos primeras temporadas, también con guion suyo, y en ocasiones acompañada en esta tarea por Amílcar Salatti, dejaron el listón alto a la tercera entrega que el propio público reclamó. Así ha sido: De amores y esperanzas 3 está en pantalla desde hace apenas unas semanas y continúa con la premisa inicial: el reflejo, desde la ficción, de conflictos propios de la vida cotidiana que han de desenlazarse por la vía de la legalidad.

Avanzados sus capítulos y también sus tramas centrales, Qva en Directo conversó con Raquel Gónzalez acerca de esta nueva temporada y de algún que otro cambio en esta serie tan gustada por los televidentes.

Raquel González(al centro) junto a parte del equipo de De amores y esperanzas. Foto cortesía de la entrevistada. 

La serie hasta estos capítulos que hemos apreciado aborda temáticas como el abuso en la infancia, la tercera edad y en personas discapacitadas; también incluye la homofobia, el racismo, la adopción… ¿Por qué acude a temas tan sensibles?

“Siempre he dicho, en entrevistas que me han hecho desde la primera temporada, que el bufete de abogados es un pretexto para entrar en conflictos humanos. En esta temporada ha habido muchos comentarios: que si se pone poco el desarrollo de los procesos legales, que si los abogados no hablan en los tribunales y eso también lo he explicado, que el derecho civil aquí es así, solo hablan los abogados en las vistas, que son las últimas fases de un proceso civil, pues hay comparecencias, testificales entre otras y ha sido así desde la primera”. 

Para Raquel  la inclusión de  temas conmovedores en los casos es sencilla: “Estas personas conviven con nosotros y muchas veces ni nos damos cuenta que existen y sufren. En general, las personas hoy están más ocupadas en “qué compro”, “qué hay”, “qué tengo” y no toman en cuenta a personas que sufren por rechazos, estafas, abusos y otras cosas, que he visto en estos años de la serie. Yo investigo, veo, consulto y después escribo a partir de cómo quiero que el público reflexione sobre lo que exponemos en los capítulos y sean más humanos, más solidarios y menos egoístas. A mí personalmente siempre me ha preocupado y dolido mucho el rechazo y el abuso a personas y la serie me ha permitido mostrarlos”.

Tahimí Alvariño y Luis Alberto García portagonizaron uno de los capítulos más conmovedores de la serie. Fotograma de De amores y esperanzas. 

Los televidentes y usuarios en redes sociales han manifestado su inquietud por las apariciones de la actriz Yerlín Pérez en el papel de Elsa y de Saray Vargas como Loreta, encarnados en las temporadas anteriores por Edith Massola y Yessica Borroto, respectivamente. ¿Por qué se hace este cambio?

“Cambié a dos actrices y considero que no tengo porqué explicarlo pues son cosas que se manejan entre nosotros y no tiene por qué llegar al público; esto sucede en muchas series y, al principio, las personas reaccionan al cambio, pero si el resultado es bueno se asimila y pienso que el resultado de las actrices que entraron a la serie es adecuado. Esto es algo ético, pero la razón fue algo que está en el campo de la disciplina y actitud ante el trabajo”. 

“Yo no soy religiosa, pero digo que el arte es mi Dios y por tanto el trabajo tiene que ser de mucha entrega, y cuando llamo a un actor o actriz para trabajar, le explico la forma en que todo mi equipo trabaja y tienen la posibilidad de aceptarlo o no, pero si está en el proyecto y no trabaja así, afecta el resultado y mi compromiso es con la obra, por lo tanto, a pesar de haberlo alertado, cuando no se cumple como debe ser, creo que estoy en el derecho de tomar la decisión que no la afecte”, precisa Raquel.

Raquel junto a los actores Yerlín Pérez (Elsa), Liliana Lam (Carolina), Patricio Wood (Alejandro) y Roly Chiong (Hugo). Foto cortesía de la 
entrevistada.

Se incorporó a la confección del guion Ángel Luis Martínez. ¿Qué aportes trajo para De amores y esperanzas este trabajo a cuatro manos?

“Cuando se me llamó a escribir esta temporada, nos dijeron que querían que se escribiera en un tiempo corto y como este proceso lleva investigación antes de la escritura del guion, llamamos a Ángel Luis para que escribiera conmigo y se integró bien, a veces le hacíamos observaciones porque él está acostumbrado a escribir radionovelas y telenovelas y este es otro género, pero siempre entendió lo que se le decía cuando se salía un poco de este y el resultado está en lo que están viendo”.

Si bien cada capítulo tiene una duración de 57 minutos y la dinámica es de un caso por capitulo ¿no podría esta vía acelerar o atropellar, en cierta medida, la narración de las historias? ¿Por qué se sustituye la narrativa anterior en la que determinados casos se abordaban a lo largo de varios capítulos?

“Los capítulos están escritos de la misma manera que en las anteriores temporadas, es verdad que a veces se extendían algunos casos, pero no fue en todos y se nos pidió que lo hiciéramos de esta manera y estuvimos de acuerdo; esto es parte de la característica de la serie pues es síntesis y en la telenovela se reitera y estiran las tramas. No creo que están atropellados, solo que hay que verlos con mucha atención porque lo que sucede en un caso, no se repite en el siguiente”.

Raquel nos comenta que para De amores… es un obstáculo el espacio en que se está transmitiendo porque por antigüedad ha sido para la telenovela y a esos códigos se han acostumbrado los públicos. “Creo que esto le hizo daño a la serie a la que muchos llaman novela”, acota. 

Hemos visto, a lo largo de estos capítulos, que los llamados “buenos” en cada caso han salido favorecidos ante la justicia. Sin embargo, por las experiencias en la vida real no siempre eso sucede. ¿Por qué en De amores y esperanzas la salida, generalmente, es positiva? ¿No afecta la credibilidad de la obra, incluso sabiendo que es ficción?

Desde la propuesta que hizo para la serie, Raquel González siempre aclaró que “los abogados de derecho civil en Cuba no tienen el mismo desempeño de los que vemos en series extranjeras y que yo misma no estoy segura de que sea tan así como lo muestran, ellos no interrogan, le dan su cuestionario a los jueces y estos lo hacen, solo en las vistas que son la fase final de un proceso y que a veces no se llega hasta él, pueden hacer uso de la palabra”. 

Raquel González:” Para mí ver a los abogados como personas de carne y hueso y que a persar de tener conflicto entre ellos también no los arrastran a su desempeño profesional, los hace crecer como personajes creíbles”. Fotograma de la serie.

“Esto está previamente consultado con los profesionales que nos han asesorado desde la primera temporada y me han permitido algunas “licencias poéticas”, para que ellos intervengan brevemente en las otras fases y para mí el ver a los abogados como personas de carne y hueso y que a pesar de puedan tener conflictos ellos también, no los arrastran a su desempeño profesional, los hace crecer como personajes creíbles”, explica.

“También hago uso de mi derecho como artista y pongo lo que quisiera que fuera. El artista tiene el deber social de enrumbar el pensamiento del público para que sean un “tilín mejores”. Sé que en la vida real no siempre es así, pero si lees el pensamiento de Martí, del cual cogí una frase para el título de la serie, quizás entiendas algunos de los súper objetivos que me tracé como cubana que cree en el Mejoramiento Humano”.

¿Qué significa para usted que la obra con la cual se estrenó como directora haya llegado hasta este punto? ¿Jugó su promoción, en las dos temporadas anteriores, un rol importante en la aceptación de la serie o considera que se debió a factores de otro tipo?

“La verdad es que la serie no ha sido la más promocionada de los programas que transmite la TV, quizás las personas en la medida que la fueron viendo, se identificaron con los temas y por eso se pidió una tercera”.

De amores y esperanzas 3 fue el resultado de la petición popular por el éxito de las entregas anteriores. Si al finalizar la que actualmente está en pantalla el público pidiera otra temporada ¿se lanzaría nuevamente a la aventura?

“No. Creo que hay otros temas sensibles e importantes que abordar y, si me lo permiten, quisiera hacerlos”.

Deja un comentario