Por: Gian Franco Gil y Mónica Delgado Abascal

El comportamiento de la Coronavirus en el país mantiene el cambio dado en la semana anterior respecto a las localidades más afectadas por la enfermedad. Especialistas de la salud y dirigentes del país se mantienen trabajando para controlar esta nueva situación con las medidas y tratamientos pertinentes en el combate a la Covid-19.

En esta semana se observa una dispersión de la situación epidemiológica a regiones que hacía tiempo no presentaban casos, debido a la llegada de viajeros. Asimismo, otras provincias se mantienen, igual que la semana precedente, presentando positivos.

Los números muestran que el epicentro de la enfermedad se mantiene en Pinar del Río, aunque otras provincias del país continúan presentando confirmados.

El 15 de noviembre fue el día de la semana con más casos en Pinar del Río con 21 pacientes. Sin embargo, en esta jornada Santiago de Cuba (con 24 casos) tuvo más afectación, convirtiéndose en la segunda provincia con mayor incidencia en el aumento de casos positivos en la semana, durante los días 18 y 19 de noviembre no se presentaron casos.

Por su parte Ciego de Ávila, aunque con cifras pequeñas cada día, igualó a Pinar del Río el 16 de noviembre, con 13 casos. Así se convierte esta provincia en la tercera con más afectación epidemiológica, aunque por un amplio margen con respecto a las ya mencionadas.

La provincia más occidental de Cuba presenta una situación bastante delicada debido a la no disminución de positivos, sin dejar de presentar confirmados al menos un día (85 confirmados en total).

Efectivamente, Santiago de Cuba acumuló a lo largo de estos siete días, 33 casos positivos al COVID-19. Mientras que Ciego de Ávila reportó en total 13 confirmados.

Asimismo, se puede apreciar una disminución respecto al total de casos positivos reportados en la semana anterior.

La relación de casos confirmados y altas diarias muestran la comparación entre dos de las variables más ilustrativas de la situación del país.

Durante toda la semana se observa un balance positivo respecto a la cantidad de altas otorgadas diariamente y la cantidad de positivos por día. La jornada de mayor salida de los centros hospitalarios fue el 19 de noviembre con 66 personas.

Sin embargo, el día de más caos confirmados con la enfermedad coincide con la jornada de menor cantidad de altas médicas concedidas, le 15 de noviembre.  

La cifra de 256 casos confirmados en la semana eleva el valor total del acumulado hasta 7846 casos.

Por otra parte, las 274 altas de la semana provocan que esta variable llegue hasta las 7334. Lo que deja todavía, un margen bastante amplio con respecto al total de altas, que se traduce en los casos activos.

Los datos reflejan una variación constante del número de confirmados con relación a las altas otorgadas durante toda la semana. Es preciso tener en cuenta que la cantidad de altas médicas es un factor condicionado por la cantidad de casos positivos ingresados en las semanas anteriores.

La curva de casos activos, aunque tiende al descenso durante toda la semana, fluctúa bastante, con cifras muy despegadas a partir del 18 de noviembre. Experimenta su mayor pico el 15 de noviembre.

Nota: En esta semana no aparece gráfica de la cantidad de positivos por sexo, pues el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) prescindió de este dato durante la semana.

Como una particularidad del período estudiado, se encuentra el aumento de la entrada de vuelos al país y, por consiguiente, el ascenso de casos importados, aspecto que ha sido constante durante toda la semana.

La decisión tomada por la dirección del país de realizar todas las pruebas requeridas a los ciudadanos en el aeropuerto, pero enviarlos a sus hogares, hoteles o casa de renta, a pasar los dos días de cuarentena hasta adquirir los resultados del PCR realizado a la llegada; ha provocado que algunas provincias que llevaban meses sin presentar tan solo un caso, reportaran positivos, contactos de esas personas que vinieron del exterior.

Por tanto, el país mantiene una situación compleja, no solo porque los números de casos positivos a la enfermedad en toda la isla no ha bajado siquiera de 10, sino porque ya se observa una dispersión de los casos positivos en distintas regiones del país, incluso algunas como Santiago de Cuba que hacía 186 días que no presentaba al menos un positivo. Asimismo, las demás provincias con viajeros que se están sumando, aunque con pocos casos, aportan positivos al acumulado total.   

El análisis cualitativo que se desprende de la interpretación de los números evidencia una Cuba aún, fuertemente dañada por la enfermedad en cuestión. Ahora solo queda atenerse a las medidas tomadas por la dirección del país y mantener la disciplina.