Angola: esa sangre que cayó era mía

Empatía lleva por nombre esa pequeña herida que se abre; pero nadie tenga duda de que es un mal necesario, salvador tal vez.