El joven que no volvió

La indisciplina tiene dos caras: la de la población y la del personal que atiende a los pacientes infestados con la Covid-19. Por esta vez, la vida de muchos está en más de las manos propias.