Borrascas

Y uno ahí, perplejo, admirando con las canillas erizadas cómo la naturaleza se las arregla para hacer lo que le dé la gana, para convertir medio metro de corriente leve en una piscina olímpica revuelta que trae los destrozos de arriba como un puño para seguir rompiendo lo que encuentre abajo.