Dos estatuillas ganadas entre seis nominaciones a los Premios Óscar de este año. Ostenta, además, tres Premios Bafta. Es “El Padre” sin duda alguna, una de las mejores cintas de los últimos tiempos.

La película es la ópera prima del francés Florian Zeller y tiene como protagonistas a una atinadísima Olivia Colman y a un Anthony Hopkins magistral, quien terminó ganando el Óscar a Mejor Actor.

Cada minuto, cada acto, toca y aprieta la fibra sensible de la mente y el corazón.

Un señor con demencia senil y cómo se mueve el mundo a su alrededor, en su mente, es una apuesta retadora pero tan bien lograda, que La Academia británica y la norteamericana decidieron premiarle el guión tres ocasiones (Dos Baftas y un Óscar a Mejor Guión Adaptado).

Uno de los puntos importantes del largometraje es el impacto que causa ver a Anthony Hopkins. Este gran actor que nos tiene acostumbrados a papeles como Hannibal Lecter, en el “Silencio de los Inocentes”, Van Helsing en “Drácula, De Bram Stocker” o John Quincy Adams en “Amistad”; logra romper con esa tradición de papeles “duros” al descubrirse vulnerable, perdido en su pérdida de memoria y ubicación.

¿Qué le ocurre a “El Padre”(Anthony Hopkins)? ¿Cómo enfrenta la familia un padecimiento como la demencia? ¿Qué experimenta la mente del convaleciente? Si además de responder estas interrogantes desea disfrutar de una hora 37 minutos del mejor cine, “The Father” es una apuesta de la que no se va a arrepentir.