The Kid. El cine clásico desde la lírica sutil y el sentimiento

Por Alejandra García

Aun con su sencillez técnica y narrativa, el filmedevela toda la pasión de Chaplin. The Kid nos recuerda cómo la magia del cine puede deformar la realidad. Chaplin descubre su alter ego a través de un niño, interpretado por Jackie Coogan, quien a partir de ese momento se torna uno de los íconos del cine. Coogan imita con tal perfección lo que su mentor le explica que llega a robarle muchos planos al gran comediante y a convertirse en el auténtico protagonista.

El uso de planos medios y generales ofrecen una panorámica fidedigna de la Inglaterra de esa época. A través de su rol del vagabundo Chaplin nos vuelve cómplices de sus miradas con cada primerísimo plano, tanto en los momentos de humor como en los de drama. En The Kid Chaplin se comunica directamente con el espectador, lo hace partícipe en cada escena.

Punto de inflexión en el estilo posterior de uno de los grandes directores de cine de todos los tiempos, TheKid resulta al final una cinta biográfica de Charles Chaplin, el reflejo de la infancia de un niño huérfano contado desde la perspectiva de alguien que lo vivió. Chaplin convida al espectador a una obra de arte, donde melodrama y comicidad se combinan desde la lírica sutil y el sentimiento.

Deja un comentario