Sin embargo, lejos de lo que podía parecer sensato, Trump se enfocó más en Venezuela y Cuba que en la Covid-19.

Frases como “estamos luchando para liberar a Venezuela, para liberar a Cuba” o “tenemos bajo control la situación, sabemos lo que estamos haciendo y quiero agradecer al Comando Sur y a Mario Díaz Balart por su trabajo en este apartado”, fueron reiteradas una y otra vez por el mandatario estadounidense, más preocupado en buscar votos que en el impacto de la pandemia en Florida, epicentro del rebrote de la enfermedad.

Recuerda la agencia Prensa Latina que esta estrategia de “atacar al socialismo y decir que los demócratas quieren llevar ese sistema a Estados Unidos” ya ha sido empleada en otras oportunidades, para ganar votos latinos en el territorio sureño.

Sin embargo, amplía la agencia, obvian Trump y sus asesores las numerosas voces que denuncian las continuas sanciones impuestas a esos países por afectar considerablemente a sus respectivos pueblos.