Esta decisión impide que el magnate estadounidense blinde sus archivos sobre las finanzas.

“El presidente no es absolutamente inmune a las citaciones penales del Estado que solicitan sus documentos privados ni tiene derecho a un mayor nivel de necesidad”, señaló el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, en nombre de la instancia judicial, refiriéndose a la necesidad de un trato especial.

Sin embargo, no todo es negativo para el mandatario de la Casa Blanca. La misma Corte desestimó la posibilidad de otorgar al Congreso el mismo derecho de acceder a las declaraciones de impuestos y otros registros financieros del actual mandatario. Roberts expresó, según Russia Today, que las citaciones del Congreso para conseguir esta información “implican conflictos en cuanto a la separación de poderes”.

Esta decisión cierra las puertas a la posibilidad de acceder a estos documentos antes de las elecciones presidenciales de noviembre.

De haber otorgado ese derecho al Congreso, explica CNN, “los documentos se hubieran filtrado públicamente”. Por ello, “el alto tribunal lo devolvió a una corte inferior, lo que significa que Trump por ahora no deberá entregarle sus registros financieros a nadie”.

Estas dos decisiones evitan un escenario electoral caótico para Trump: la revelación pública de información detallada sobre su historial financiero antes de enfrentarse a los votantes por segunda vez. Trump es ––y seguirá siendo–– el único candidato presidencial (o presidente) de los principales partidos que no ha publicado ninguna declaración de impuestos. (Joe Biden reveló sus registros financieros de 2017 y 2018 el verano pasado). Lo que, bajo la visión de Trump de “sobrevivir para luchar un día más”, es una victoria. El presidente ha usado durante mucho tiempo el sistema legal para retrasar los resultados desagradables para él. Esto es justamente eso.

CNN

Por su parte, Donald Trump ha respondido calificando el proceso en su contra como persecución política.

“Gané la caza de brujas de Mueller [investigación del ex fiscal especial de los lazos con Rusia] y otros casos, y ahora tengo que seguir luchando en una Nueva York políticamente corrupta. ¡No es justo para esta Presidencia o Administración!”, ha escrito el presidente en su cuenta de Twitter.

El mandatario lanza dardos envenenados contra la administración anterior, sobre la cual esgrime que es “totalmente corrupta, incluyendo al presidente y vicepresidente que espiaron mi campaña y fueron pillados con las manos en la masa, y no les pasa nada”.

“Este delito estaba ocurriendo incluso antes de mi elección, todos lo saben, y sin embargo todos están congelados con el miedo”, sentenció Trump.