Se trata de un paciente menor de 50 años con diabetes, quien había sido internado en Montevideo, capital nacional, luego de haber contraído coronavirus.

Según refiere el infectólogo uruguayo Henry Albornoz, unos 10 días después de haber superado la COVID-19, el hombre empezó a presentar necrosis (muerte del tejido) en la zona de las mucosas. Las pruebas de laboratorio confirmaron la infección por mucormicosis u ‘hongo negro’.

Sin embargo, Albornoz no puede precisar si se trata del primer caso poscoronavirus en la nación sudamericana, aunque no tiene información de otros hasta el momento. «Lo importante no es la identificación de un caso, sino la advertencia de que el desgaste inmunitario que causa el covid puede dejar terreno fértil para otras infecciones».

La enfermedad aparece en pacientes con algún tipo de inmunodeficiencia. Causada por la exposición al moho el cual suele encontrarse en el suelo, abono, las plantas, así como en frutas y verduras en descomposición. Los médicos de la India, donde la pandemia provoca estragos, la consideran una complicación poscovid.

Las personas más vulnerables son aquellas las cuales toman muchas medicinas o pasaron un largo tiempo en unidades de cuidados intensivos

Entre los síntomas de este padecimiento, destaca el dolor y enrojecimiento alrededor de los ojos y la nariz, jaquecas, fiebre y tos.

Asimismo, puede manifestarse a través de dificultades respiratorias, vómitos con sangre e, incluso, un estado mental alterado. La infección puede asentarse en los senos nasales o los pulmones, tras ser inhaladas las esporas del hongo.

Entre los sobrevivientes de la COVID-19, la mucormicosis puede implicar, en casos extremos, la pérdida de la mandíbula superior y de los ojos. Como apuntan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el promedio de mortalidad a causa de esta rara dolencia es de un 54%.

Situación epidemiológica en Cuba

Ayer se procesaron un total de 23 mil 078 muestras, de ellas, mil 102 resultaron positivas, mil 070 autóctonos y 32 importados. Menores de 20 años, 181 y en edades pediátricas, 166. 56 eventos activos, 22 en La Habana. En la capital, 520 casos confirmados, 517 autóctonos y tres importados.Los casos confirmados autóctonos corresponden a Marianao (74), Boyeros (48), San Miguel del Padrón (47), Guanabacoa (46), Centro Habana (42), Playa (37), La Lisa y Arroyo Naranjo (36), Cerro (33), Plaza de la Revolución (28), Habana del Este (27), Diez de Octubre (20), Regla (19), Cotorro y Habana Vieja (12).

Ingresados hay seis mil 555 pacientes, de ellos seis mil 414 con evolución clínica estable; 93 graves y 48 críticos; mil 324 altas en esta jornada y nueve fallecidos, para un total de 921.

Aun si la cifra este jueves de casos positivos a la COVID-19 resulta inferior, continúa siendo preocupante la situación epidemiológica tan compleja.

Deja un comentario