Vacunas sí, contagios también

El panorama epidémico de Cuba presenta una situación en la que no es posible determinar si estamos en una fase estable, de mejora o empeoramiento del control. La principal muestra de ello se encuentra en la cantidad de positivos confirmados que por momentos es favorable y en otros casos sorprende por el aumento descontrolado.

Un ejemplo lo constituye la primera mitad del mes de junio en la cual hemos experimentado mejoras, en ciertos momentos y dificultades en otros, como el reporte de un nuevo record de casos positivos al cierre del sábado 12 de junio. Con 1 470 nuevos casos cierra esta semana y deja de lado la estabilidad que mostraban los últimos días para finalizar con 8 mil 791 confirmados con Covid-19 en Cuba.

Con un total de más de 150 mil muestras analizadas en los últimos siete días, más de seis mil 500 casos se mantienen activos en todo el país, una cifra considerablemente alta según el Dr. Francisco Durán.

A su vez se mantienen ingresados en los hospitales cerca de 30 mil 400 pacientes y la cifra de confirmados, desde el inicio de la pandemia, asciende a 157 mil 708.

El discernimiento del virus se muestra por todo el territorio nacional, con provincias como Pinar del Río, Santiago de Cuba y Mayabeque que se mantuvieron a la cabeza con altos números de positivos. Sin embargo, cada día debutan diferentes partes del país con grandes cantidades de contagios.

Un término estadístico muy impresionante se encuentra en que la cantidad de casos confirmados desde marzo hasta diciembre del año 2020 no logra superar a la cantidad de casos confirmados en uno de los meses del presente año. Esto muestra, sin dudas, un descontrol epidemiológico en este tercer brote del virus.

El presente análisis solo nos lleva a entender cuán subvalorada es la contagiosidad del virus en el país y el desconocimiento de lo que la letalidad puede ocasionar a la población, donde el número de fallecidos alcanza términos no vistos antes.

Esta semana se lamentó el fallecimiento de 75 personas que en su mayoría presentaban comorbilidades que agravaron la enfermedad. Sin embargo, es importante conocer que muchos de estos pacientes no mueren por la presencia del virus, sino por las secuelas que este ocasiona en el organismo humano.

Algo que continúa preocupando es la gran cantidad de casos confirmados en pacientes menores de 20 años, que en esta semana llegaron a mil 411. Lo alarmante de estos números nos lleva a entender lo necesario que resulta el ensayo clínico que iniciará esta semana en pacientes pediátricos de 3 a 18 años de edad.

En cambio, no podemos confiar en las vacunas como la solución al complicado escenario que se presenta en el país. A pesar de haberse aplicado más de 3 millones de dosis de los candidatos vacunales Abdala y Soberana 02 y Soberana Plus, el número de contagios no desciende, aunque, por momentos, se muestran luces en el camino.

A pesar de los más de 500 mil habitantes del país completamente inmunizados a menos de un mes de iniciada la intervención sanitaria, aún falta mucho para que el porciento de vacunados sea representativo en el control de la pandemia.

Deja un comentario