La red social más descargada en Google Play y la segunda en App Store libra una batalla para no ser bloqueada en varios países, tras la acusaciones de compartir los datos de los usuarios con el gobierno de China.

“No quiero adelantarme al presidente [Donald Trump], pero es algo que estamos examinando”, señaló el Mike Pompeo en una entrevista a Fox News hace una semana; en tanto exhortó a la cautela de los estadounidenses a la hora de usar TikTok, a menos que —dijo— quieran que sus datos privados terminen “en manos del Partido Comunista Chino”.

Pero este fenómeno no es nada nuevo. Según explica Telesur, el anuncio “se inserta en la declarada guerra comercial y tecnológica que plantea Estados Unidos al gigante asiático. Algunas de sus líneas fundamentales se identifican en la batalla por la  quinta generación de tecnologías de telefonía móvil (5G) y los vetos y prohibiciones impuestos por Washington a empresas como Huawei”.

A esto habría que agregar las tensiones entre Washington y Beijing por la respuesta a la pandemia de covid-19 y la nueva ley de seguridad nacional para Hong Kong.

Una guerra con fin electoral

TikTok se ha convertido en un fenómeno de redes sociales en medio de la Covid-19, y en la aplicación más descargada en Google Apps.

El analista político y profesor de la Universidad Central de Venezuela, Ociel Alí López, vaticinó la posibilidad del uso de la aplicación con fines de campaña. ¿El objetivo? Conquistar el voto de los 40 millones de estadounidenses que interactúan con la aplicación y que podrían disgustarse si el gobierno intenta limitar o censurar la red social.

Cierto es que muchos de ellos no votan (todavía), pero “también que entre ellos hay muchos nuevos votantes que podrían resultar decisivos”.

La red social puede terminar siendo un actor y no solo un medio en la campaña presidencial que está por comenzar. Tengamos este tema en el radar. Igual que el nuevo coronavirus, será una moneda de canje electoral.

En numerosas ocasiones la empresa Byte-dance (propietaria de TikTok) ha afirmado que los datos de sus usuarios no se encuentran en China, sino en Singapur, explica Russia Today.

“Estamos totalmente comprometidos con la protección de la privacidad y la seguridad de nuestros usuarios”, versa un comunicado oficial recogido por Infobae.

“TikTok tiene un CEO estadounidense, un jefe de Seguridad de la Información con décadas de experiencia militar y de aplicación de la ley en Estados Unidos, y un equipo estadounidense en crecimiento que trabaja diligentemente para desarrollar una infraestructura de seguridad de primera clase. Los datos de los usuarios de TikTok en EEUU se almacenan en Virginia y Singapur, con estrictos controles de acceso para los empleados. Estos son los hechos”, amplia el informe.

¿Y contra Twitter?

El pasado 15 de julio, la red social Twitter sufrió el mayor ataque cibernético de su historia. Cuentas de personalidades como Barack Obama, Joe Biden, Elon Musk y Bill Gates fueron hackeadas.

En un comunicado oficial, la compañía reveló los primeros detalles de lo ocurrido. Un total de 130 cuentas fueron afectadas, en 45 lograron iniciar el restablecimiento de contraseña, iniciar sesión a la cuenta, y enviar Tweets.

Sin embargo, el dato más preocupante es que los hackers pudieron haber descargado información privada.

Hasta con 8 cuentas de Twitter involucradas -amplía el informe- los atacantes tomaron un paso adicional y descargaron la información de la cuenta a través de la herramienta “Tus Datos de Twitter”.

Un dato desconcertante, y que si afecta directamente la seguridad de los usuarios. Sin embargo, contra Twitter el gobierno de Estados Unidos no se ha pronunciado, ni ha emitido ningún criterio peyorativo como contra TikTok.